Visita a Patzún

El sábado tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con nuestros compañeros de Patzún, Sergio y Tania. Después de tres autobuses y algún que otro conductor pariente de Fernando Alonso (la muerte se bajo en la primera parada, del miedo que tenía) pudimos abrazar a nuestros amigos.

Al volver al hogar los chicos habían preparado una velada muy especial por la despedida de los voluntarios estadounidenses. Nosotros también quisimos aportar nuestro granito de arena con una actuación improvisada sobre la marcha.

El domingo decidimos meternos en la cocina y preparar unas ricas tortillas españolas con pimientos para los chicos del hogar y de postre una rica magdalena. Los ingredientes los compramos en el mercado de Santa Apolonia, y como siempre, las gallinas del huerto se encargaron de proporcionarnos una buena cantidad de huevos.

Como había que pelar muchas patatas, en cuanto nos aburríamos agarrábamos el pincel y nos poníamos a dar brochazos a nuestro pequeño proyecto en forma de San Francisco De Asís.

El lunes por la mañana hicimos un taller de mariposas realizado con goma eva mientras otros terminaban sus tareas de refuerzo, ya que estaban en semana de exámenes. Por la tarde, con los pequeños disfrutamos de un caluroso paseo donde pudimos agarrar piedras para los diferentes talleres de dominó y tres en raya, concluyendo con el taller de las mariposas y unas gafas muy molonas.

El martes por la mañana, varios de los mayores tuvieron que asistir a clase, por lo que se quedó un grupo muy reducido con el que estuvimos realizando tareas de refuerzo. Mientras tanto Josu seguía con la pintura de San Francisco de Asís.

Ya por la tarde los patojos (niños) elaboraron unas bonitas tarjetas con forma de mano, a modo de agradecimiento para algunas de las personas que han colaborado donando material desde España. Otros siguieron con sus tareas pendientes del colegio.

Cuando todos y cada uno de los patojos habían realizado la tarjeta, nos pusimos manos a la obra con el taller de abalorios. ¡Los chicos elaboraron unas pulseras y unos collares preciosos! Una vez más, esto no hubiera sido posible sin la ayuda de nuestros alumnos del colegio San José (H.H.Maristas) de Logroño que tanto colaboraron donando material de sus casas para este taller. Os aseguramos que los niños del hogar se lo pasaron en grande gracias a vuestra generosidad.

Nos vemos en la próxima aventura!!

 

María, Josué, Carolina y Jaime

Voluntarios del Hogar Santa María de Guadalupe en Santa Apolonia.

 

2 Comentarios

Deja un comentario
  • Labor maravillosa la que realizan los cooperantes con estos pequeños. Aunque sólo es un complemento de las tareas y dedicación de los verdaderos protagonistas los religiosos/as que están en el día a día dándolo todo. Un abrazo para todos!!!!!

  • Me parece genial vuestra dedicación e implicación con los niños y las comunidades mas desfavorecidas de Sudamérica. Ojalá estas acciones puedan dilatarse en el tiempo y conseguir que estos adultos del mañana tengan un futuro mejor que el de sus padres. Un abrazo enorme para todos los que cambiais vuestras vacaciones por intentar hacer el mundo un poquito mejor. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es