Pisamos de nuevo tierra roja marfileña

¡Hola! Somos María, Lucía, Celia y Marcos y hace unos días volvimos de nuestro CTM como voluntarias SED en Costa de Marfil y concretamente en la ciudad de Korhogó y en la aldea de Koni, ambas situadas al norte del país.

Desde el año 2019 antes de la pandemia no habíamos podido volver in situ a nuestra querida Côte d’Ivoire pero manteníamos los proyectos en los que colaboramos en la distancia. Este año por fin, y durante todo el mes de julio, hemos tenido la oportunidad de volver a viajar hasta tierras marfileñas para trabajar junto con nuestros locales en los distintos proyectos de SED.

El 5 de julio salimos juntas desde Valencia con un par de maletas grandes cada una, ya que gracias a la aportación de muchas familias y entidades que quisieron poner su granito de arena, pudimos llevar material escolar, medicamentos, ropa de bebé, camisetas…

Las primeras semanas en el país las pasamos en Korhogó y allí pusimos en marcha junto con la comunidad de Hermanos Maristas y muchos jóvenes locales voluntarios, uno de los proyectos que SED lleva ya varios años apoyando. Se trata de la organización de la colonia de verano para los niños del barrio de Petit Paris, donde se encuentra el Colegio Champagnat de los Hermanos Maristas.

El rango de edad de los niños/as que participan es muy diverso, así como sus creencias religiosas, los orígenes familiares… pero todo ello hace que el campamento sea mucho más enriquecedor y que tengan la oportunidad de disfrutar de dos semanas con distintas actividades y talleres que les ayudan a desarrollar muchas capacidades y a disfrutar de esos días de verano en los que muchos de ellos estarían trabajando en los negocios familiares.

Los jóvenes vienen muy pronto por la mañana y se van por la tarde, por lo que de esta forma también se les asegura una comida en el comedor del colegio. Ha sido increíble poder volver a disfrutar de cada momento con estos niños y niñas, y estamos seguras de que durante estos días en Champagnat se ha dado mucha vida.

Las últimas semanas del mes las hemos pasado en Koni, que es una pequeña aldea cerca de Korhogó, donde las Hermanitas de la Anunciación trabajan las 24 h del día en un pequeño dispensario donde SED también lleva varios años colaborando en distintos proyectos. Allí, en función del perfil del voluntario SED, adquieres un papel u otro.

Las voluntarias de las ramas de salud hemos echado una mano en las consultas del dispensario bien sea en maternidad, en pediatría, en nutrición… mientras que las voluntarias de otras ramas han aprovechado para dar clases a los niños de la aldea que no trabajan por las mañanas y que se acercan cada día con una hoja y un lápiz dispuestos a no dejar nunca de aprender.

Por las tardes organizamos con los niños del poblado distintos talleres de forma que puedan desarrollar sus capacidades y sobre todo disfrutar de su infancia ya que muchos han estado trabajando muchas horas durante toda la mañana. Hemos pintado, cantado, bailado, hecho manualidades, aprendido lenguas…

Nos sentimos muy afortunadas por haber tenido la oportunidad de dar continuación de nuevo a los proyectos SED en Costa de Marfil e inmensamente agradecidas por la acogida que su gente nos ha brindado durante estas semanas de colaboración conjunta.

Gracias también a tantas personas que desde la distancia hacéis posible que los proyectos de SED puedan seguir en marcha ya que sin duda todos juntos y aportando nuestro granito de arena hacemos posible que sean una realidad.

¡Seguimos moviéndonos Tous ensemble! ¡Un abrazo con cariño!

 

Equipo de voluntariado de Costa de Marfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es