TagBolivia

1
Calor y polvo rojo en la Perla de Oriente
2
Encuentro y escucha en Roboré
3
Primera etapa en Comarapa
4
La fuerza de soñar
5
“Antes de venir a Bolivia, nunca imaginé que el verbo ‘estar’ pudiera tener tantos significados”

Calor y polvo rojo en la Perla de Oriente

Acabamos de llegar a Roboré después de dos años sin poder venir. La pandemia nos ha impedido estar pero no hemos olvidado nuestro compromiso con esta tierra y sus gentes.

El Hno. Goyo, Rocío y yo visitamos las comunidades campesinas de San Pedro, Limones y Los Sotos. Por fin de nuevo aquí. Abrazos, besos y apretones de manos. No nos esperaban y sus caras reflejan la sorpresa.

Es lunes, comienzan los roles. Empanadas de queso, masako, locro, chicha… los comunarios abren sus casas ofreciendo lo mejor que tienen: su corazón. Y así vemos como acá los valores quedan invertidos, verdadera riqueza por todas partes. Cariño, afecto, sonrisas… puro amor construido sobre la confianza y el compartir de ya 14 años en los que 58 atrevidos han acompañado a las familias indígenas de estas comunidades chiquitanas.

Y es que la misión no es más que esa, caminar y compartir al estilo de Jesús para ablandar un corazón que, por la rutina y la monotonía del día a día, a veces se despista de lo verdaderamente esencial: DIOS ES AMOR.

Un amor que vemos en sus miradas curiosas, en los abrazos de los niños y niñas, en las preguntas por los que no han podido venir, porque ellos tampoco olvidan. Son muchas las vivencias compartidas y el día es largo, la charla tranquila y el compartir agradecido.

Y van pasando los días, con las familias, con los peques, a la escucha de todo lo que sucede a nuestro alrededor porque la fe y la esperanza nos dicen que este pueblo despierta y lo hace con fuerza.

Javier Trigo | Voluntario de SED

Encuentro y escucha en Roboré

Ya hemos cumplido una semana en Roboré (Bolivia), en las comunidades campesinas de San Pedro, Limoncito y Los Sotos. Durante esta semana hemos contactado con muchas familias y con las autoridades. Ha sido un reencuentro inesperado para muchos de los amigos con los que allí contamos, pues no nos esperaban sabiendo de las dificultades y requisitos sanitarios necesitamos para poder viajar.

Ha sido una semana intensa de escucha, encuentro y comunicación, en la que hemos hablado de sus necesidades y de cómo han vivido los años de pandemia. En cada familia o comunidad lo han sobrellevado con diferentes circunstancias, algunas con sufrimiento e incertidumbre y otras con cierta normalidad.

Un aspecto que estamos dialogando es cómo seguir colaborando desde el grupo de voluntarios y desde SED con las necesidades de las comunidades campesinas. En los momentos de encuentro ya están apuntándonos algunas iniciativas que compartiremos con los hermanos maristas de Bolivia, con los técnicos y la dirección de SED y con el grupo de voluntariado. Los miembros del equipo que en estos momentos nos encontramos sobre el terreno (Rocío, Javier y yo) intentaremos formular  algún esquema para darle forma.

Estamos muy contentos y nos sentimos tremendamente satisfechos de la experiencia. Es duro caminar durante una jornada entera por los caminos polvorientos, de casa en casa, con el viento de cara y con el calor frecuentemente sofocante, pero el encuentro con nuestras familias en sus casas, compartir su comida hecha con el mayor cariño, su refresquito de limón o el cafelito, es algo que está lleno de significado y dulzura.

Los abrazos de los mayores y de los niños son muestras de cariño infinito, sincero y de la alegría del encuentro. Sentimos que Dios y nuestra Buena Madre nos han regalado esta oportunidad de compartir mucho más que el tiempo, pues en las conversaciones surgen sentimientos y situaciones que normalmente se comparten con alguien que te quiere y que desea saber del otro.

Sólo los voluntarios que han vivido esta experiencia pueden saber e imaginarse cuántas veces nos preguntan por cada uno de los voluntarios/as de años anteriores, por los detalles de cada uno como temas personales y familiares.

Nos queda una semana más para seguir disfrutando. Por otras vías os mandaremos una crónica más detallada con algunos detalles de las familiares y anécdotas vividas.

Saludos de los hermanos de la comunidad marista de Roboré, como siempre nos han ofrecido su casa y su afectuosa acogida.

 

Gregorio Bartolomé | Hno. Marista y voluntario de SED

Primera etapa en Comarapa

Javier y yo cumplimos la primera etapa en El Alto de La Paz. Nos ha ido de lujo en el trabajo de acompañamiento del proyecto de Huertas Familiares. Excelente acogida y sentimientos a flor de piel. En este lugar, para los que conocemos más el oriente boliviano, es otro país.

En el momento en que escribo estas palabras estamos en Comarapa, en la comunidad marista. Hemos visitado el colegio, una escuela de estudios superiores en agropecuaria con granja y huerta agropecuaria que funciona como centro de prácticas. Hemos conocido también todas estas instalaciones y las comunidades campesinas donde desde hace más de 30 años ha estado colaborando el grupo misionero marista “Proyecto Bolivia”. Algo genial.

 

Temperatura agradable, aunque mucho viento por las tardes. La tierra es de producción agrícola en los grades valles que la forman. Estamos bien, muy entretenidos pues también intentamos formar y animar a los responsables del lugar para que se pongan las pilas en la formulación de proyectos de cooperación para presentarlos a SED.

Comarapa está al oeste de Santa Cruz de la Sierra, a 244 km, centro de nuestras operaciones. Pero a 7 horas de autobús. Mañana nos volvemos a Santa Cruz. Esperaremos a una compañera (médico) de España y nos iremos a Roboré, lugar de nuestro campo de trabajo misionero.

Estamos bien, algo cansados de viajes por caminos, con polvo, pero muy felices.

Deseo que María nos acompañe.

 

Gregorio Bartolomé | Hno Marista y voluntario de SED

La fuerza de soñar

Un día, desayunando con mi mujer, me lanzó la idea de volver a Bolivia durante las vacaciones de verano. Hacía ya 18 años que había vuelto a España después de haber trabajado como Hermano allí durante 15 años. Aunque la COVID estaba empezando a remitir, aún era complicado plantearse un viaje fuera de España. En el horizonte estaban las vacunas pendientes, permisos, billetes de avión, pasaporte COVID, seguros…

Una vez embarcados en este proyecto, todos los inconvenientes se fueron despejando. Con el apoyo de SED se fueron solucionando las cuestiones logísticas y las vacunas fueron llegando a tiempo. Me ilusionaba mucho el reencuentro. Era como volver a mi segunda casa. Allí, en cierto modo, volví a nacer. Me esperaban amigos y compañeros. En Comarapa viví los 10 años más intensos de mi vida.

Una vez llegado a Bolivia, sentí la calidez de la gente con la que compartí hacía ya tantos años. Los caminos y paisajes me remitían continuamente a experiencias vividas, a rostros de personas concretas. Allí fuimos formando un grupo con ganas de soñar. Soñamos un internado para niños campesinos, una escuela de agronomía, un colegio comprometido con el cambio…

Fui testigo en su día del empoderamiento de la gente local. Edily se encargó del internado, Alberto tomó las riendas de la escuela de agronomía y Cristina se convirtió en la primera directora laica del colegio. Curiosamente, 22 años después, estas tres personas siguen liderando estos tres proyectos.

Mi escaso mes en Bolivia ha sido todo un gran regalo. No era cuestión de hacer, sino de estar. Ser presencia. Hacía año y medio que no había clases presenciales. En el internado “Casa Montagne”, necesitaban atención, casi a 30 internos e internas. Las clases online por las mañanas y los deberes por las tardes llenaban el día. Pude acompañarlos en una excursión a la Laguna Verde, un entorno natural privilegiado a unos 7 kilómetros del internado. También acompañé al Hermano Gregorio, en varias ocasiones, a la supervisión de las obras de construcción de una escuelita rural, en El Cadillar, Pulquina Arriba.

Sobre todo, he sido testigo privilegiado de como la educación cambia vidas. Sí, educar con calidad y con valores hace que las personas puedan tener una existencia mejor, más digna, en la que ellos son protagonistas. Aún estoy impresionado y sobrecogido. En Bolivia he oído historias de superación y cambio, y he tenido el privilegio de ver con mis propios ojos la fuerza de soñar y de creer en esos sueños.

 

José Antonio Camposo Díaz | Voluntario de SED

“Antes de venir a Bolivia, nunca imaginé que el verbo ‘estar’ pudiera tener tantos significados”

Un saludo con todo mi cariño y afecto para todingos y todingas que leéis esto. Ya ha pasado un mes desde que llegué a esta bendita tierra y el tiempo vuela como tucán entre tajibos, toborochis y paquiós.

Y es que la vida en Roboré y en las comunidades, por mucho que hablen del carácter calmado del camba, no cesa. Con el comienzo de curso, reuniones y actividades en el colegio, los días pasan muy rápido y casi sin darte cuenta de ello.

Todo sin olvidar el principal motivo por el que estoy aquí: ESTAR.

“Antes de venir a Bolivia, nunca imaginé que el verbo ‘estar’ pudiera tener tantos significados”

Estar significa acompañar a esa familia mientras tomas un café; estar también significa reír sin parar por bromas y comentarios que hacen los becados entre ellos y hacia mí; estar significa jugar con las niñas del Hogar de San Francisco al Twister o al Uno y disfrutar escuchándolas reír; también significa hablar con los hermanos durante largos periodos, escuchando historias que te han podido contar mil veces, pero sintiendo que son felices compartiendo contigo y notando como se para el tiempo a cada rato que pasamos juntos; pero lo más importante, estar significa compartir momentos, y sobre todo, compartir vida.

Visitas a las familias, a las que después de cinco años consideras parte de ti, esos “tíos”, “primos” o “abuelos” que estás tiempo sin ver porque viven fuera, pero que por mucho que pase el tiempo siguen así y a los que no nombro porque seguro que se me olvida alguno. Siempre tan agradecidas, con ese cariño que desborda por los cuatro costados y con tantos recuerdos de toda la gente que habéis estado por aquí.

IMG_20200124_131325.jpg

Los hermanos, qué decir de ellos. Además, contando este año con la suerte de tener un hermano más, por lo menos hasta julio. Esos hombres tan llenos de vida a pesar de la edad. Esos ejemplos de entrega desinteresada, reflejos de Dios en el mundo. Incansables cada uno dentro de lo suyo.

A Vidal, en la coordinación del colegio, no se le escapa una. Obras, reuniones, actos cívicos, siempre el primero en todo. Jesús, con sus paseos de hora u hora y media todos los días. Siempre después de haber dado los buenos días a todo el personal del colegio y habiendo regalado un caramelo, eso sí, solo a las profesoras. Además, de algún que otro día llevar la comunión a varios enfermos del pueblo. Sebastián, el nuevo hermano, apasionado y amante de la Chiquitanía y de su naturaleza. Paseando por el colegio, saludando a los chicos, cuidando el patio en sus momentos libres.

IMG-20200214-WA0050.jpg

Convivencias con los becados, con los profes y con pastoral (para empezar con fuerza la nueva gestión escolar). Juegos, gymkhanas, baños en los balnearios de Roboré, disfrutando momentos juntos y compartiendo tiempo y reflexiones que nos ayudarán a tener un fantástico año o, por lo menos, a poner todo nuestro empeño para que sea así.

Este año veinte becados, solo de quinto y sexto de secundaria. La educación en la unidad educativa de Limones va avanzando – en mayo o junio se estrenará el nuevo edificio – y cada vez hay menos becados. Pero el proyecto y la ayuda siguen, de otras formas y quizá con miras a buscar nuevos retos, pero seguimos al pie del cañón.

Con las niñas de San Francisco es disfrutar de la sencillez. Niñas que pasan solas tanto tiempo, son felices con tan poco, viendo una peli, haciendo una manualidad en goma eva o yendo a pasear al río. Y siempre con esa felicidad que les caracteriza y con ese “gracias” desde el corazón cada vez que nos vamos.

El trabajo en el colegio y en las comunidades es otro de los puntos fuertes. Cuando uno trabaja poniendo cariño en lo que hace, poniendo todo su entusiasmo para que salga todo lo mejor posible, cuando el trabajo es una vocación, las letras muchas veces cambian y se transforma de profesión a pasión. Apoyo escolar a los niños, acompañamiento a profesores y a chicos en el colegio y en la pastoral o apoyo psicopedagógico serán algunas de las funciones que con alegría y entusiasmo llevaré a cabo. Siempre teniendo presente la frase de Marcelino: “para educar a un niño (adolescente, adulto) hay que amarlo”.

Y todo esto es mi día a día. Un día a día que disfruto e intento vivir a tope exprimiendo cada segundo para que nada se quede sin vivir. Y así seguiremos hasta diciembre, cuando me toque volver a decir adiós. A todos los voluntarios de SED que tengáis inquietudes, aquí os espero. Estoy seguro, como me ha pasado a mí en otras ocasiones, que os enamoraréis de esta tierra y de su gente.

DWpLcjgXUAEy-h2.jpg

Muchos saludos para todingos y todingas sintiéndome desde España muy querido y acompañado.

Luis Alberto | Voluntario de SED

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es