¡Bienvenidos a TU GRANO DE ARENA!

Este espacio de la web de SED nace con la vocación de ser un PUNTO de ENCUENTRO y de PARTICIPACIÓN de todas las personas que colaboran y simpatizan con SED desde el voluntariado, la colaboración económica, el trabajo en los colegios, como socios o simplemente como amigos y seguidores del trabajo solidario que SED realiza en España o en los países de SUR.

banner 468x66_grano

1
Entre montañas
2
Nos despedimos con el corazón un poquito más ensanchado
3
Estimulación temprana
4
Merece la pena
5
¡Queda tanto por contar y decir…!
6
Entre clase y clase, escapada al Kruger Park
7
23 razones para financiar una BECA de SED
8
Felices sueños
9
Otro ritmo en Roboré
10
¡Nos sentimos como en casa!

Entre montañas

Pasear por las montañas de Alta Verapaz en Guatemala es un placer para todos los sentidos.

Los paisajes son espectaculares, sus olores, el silencio….todo esconde la vida de estas personas con las que estamos conviviendo.

Estas semanas he tenido la suerte de acompañar a Jairo, el técnico del programa de huertos sostenibles que llevan a cabo las hermanas de Futuro Vivo con la ayuda de SED, en sus visitas a los huertos de las diferentes comunidades.

El programa consiste en la creación de huertos familiares atendidos por mujeres para el abastecimiento personal e incluso la venta de los productos obtenidos.

Se trata de una agricultura orgánica.

El técnico, Jairo, visita los huertos para ver cómo los tienen dispuestos las mujeres y así aconsejarles sobre la mejor manera de obtener productos de calidad.

Me ha sorprendido gratamente el trato de Jairo hacia las mujeres. Con mucha paciencia les ha explicado cómo lavar la tierra y prepararla en pequeños tablones para que la lluvia no se lleve las semillas plantadas. Una a una ha ido escuchando sus dudas y resolviendo de forma eficaz.

Una vez preparado el terreno, Jairo les dará abono orgánico que las mujeres tendrán que aplicar diez días antes de la siembra. Una vez aplicado el abono, Jairo les dará semillas y pequeños brotes que él previamente ha plantado en el invernadero de la escuela.

A su vez, las mujeres reciben charlas donde se les enseña cómo fabricar su propio abono orgánico ( cáscara de cardamomo, poso de café y ceniza) e insecticida (cebolla y ajo).

El mayor problema, la falta de agua. No llueve como debería estar haciéndolo en esta época del año. El poco agua que cae lo recogen en improvisados pozos hechos con grandes bolsas de plástico que mantienen cubiertas para evitar que se evapora

La hermana Uti les ha conseguido un puesto en el mercado para vender sus productos sin pagar nada siempre y cuando sean productos totalmente orgánicos y de buen aspecto.

Una vez más, la sorpresa para mí fueron estas mujeres. Con paso rápido, en chanclas y el bebé a la espada, recorrimos unos caminos en ocasiones inventados, llenos de maleza, con lodo, arriba, abajo…con un paso firme apenas alcanzable y eso que nuestro calzado era bastante más adecuado (eso pensaba yo) pues llevábamos botas de montaña.

Los huertos no se encuentran cerca de sus casas. Para llegar a algunos hemos tenido que caminar más de tres cuartos de hora y, como os he dicho antes, por caminos nada fáciles.

Algunos maridos les echan una mano pero en la mayoría de los casos son ellas las que se encargan de sacarlo adelante.

Entre milpa y milpa, subida y bajada, he tenido la suerte de escuchar con atención sus confidencias, sus inquietudes, sus preocupaciones…pero eso será para otro capítulo.

 

Saludos desde Samac Silvia

Nos despedimos con el corazón un poquito más ensanchado

El pasado lunes 5 de agosto, las niñas internas de la Anunciata junto con las Hermanas Dominicas nos hicieron una despedida de lo más emotiva. Primero tuvimos una cena todas juntas, a la que asistieron también los Hermanos Maristas por invitación de las Hermanas. Después, por grupos, las niñas habían preparado diferentes danzas típicas de sus zonas, cada una vestida con su traje típico, utilizaron pétalos de flores, velas, confetti, etc. Fue precioso a todos los sentidos, pues al terminar las danzas dos niñas nos dedicaron unas palabras expresando por parte de todas su agradecimiento por lo que les habíamos enseñado y compartido durante el mes que hemos estado allí.

Nosotras también teníamos una sorpresa preparada para ellas, dos piñatas que causaron sensación y que fueron motivo de muchas risas e incluso arañazos (¡lo que les gustan las gominolas!).
Tanto Noelia como yo nos llevamos una hermosa experiencia de lo vivido en Chichicastengo y por mucho que contemos lo cariñosos que son los niños guatemaltecos no se sabe bien hasta que no recibes un abrazo de ellos.
En alguna ocasión nos preguntábamos si estaría siendo suficiente lo que hacíamos con ellas, pero el día de la fiesta nos dimos cuenta de que lo más importante no era el propio hacer, sino el ser, estar, hablar y compartir. Esto es lo que nos ensancha el corazón y la mente, y bien agradecidas estamos por haber podido vivir esto en primera persona.

Aurora y Noelia, Voluntarias de SED

Estimulación temprana

Está demostrado que la estimulación que reciben los niños en sus primeros seis años de vida son fundamentales para su posterior desarrollo físico, psicológico y afectivo.

Los niños y niñas de Cobán y Samac no suelen escolarizarse hasta los tres años y algunos de ellos hasta los siete.

En sus casas no reciben ningún tipo de estimulación por desconocimiento de sus madres (son las que suelen ocuparse de ellos), falta de tiempo y condiciones de sus casas.

Los niños de esta zona comienzan su socialización al escolarizarse. Por norma general no juegan con otros niños que no sean de su ambiente familiar y les cuesta mucho establecer relaciones nuevas. Se muestran tímidos y desconfiados en relaciones nuevas al igual que sus madres.

Sus casas suelen ser de suelo de tierra lo que no facilita sus desplazamientos con cierta seguridad de higiene. Esto dificulta su desarrollo motor grueso. Los niños pasan la mayor parte de sus primeros años en brazos de sus madres o a sus espaldas.

Las madres se tienen que ocupar de la comida, limpieza del hogar, acompañamiento al colegio e incluso de la venta de algunos productos por las calles y en algún mercado. La limpieza de cacharros y ropa les lleva mucho tiempo porque no disponen de agua en las casas y, por supuesto, de lavadora. Por eso dicen que no tienen tiempo de “jugar” con sus hijos.

Todas estas razones han llevado a las hermanas a pensar que una pequeña información sobre el desarrollo, higiene y cuidado de los niños y su propia persona, puede ayudar a estas familias.

Las casas de estimulación temprana se encuentran en Cobán y la aldea de Samac.

Reciben formación teórica y práctica cada quince días- Una psicóloga y una enfermera son las encargadas de hacerlo.

Les dan charlas sobre nutrición, higiene, cuidado del bebé, cuidado de las madres… todo acompañado con ejercicios prácticos.

La psicóloga me cuenta que ha visto cierta evolución en los niños y en las madres. Ya no se muestran tan tímidos en la ejecución de los ejercicios, algunas madres han puesto en práctica todo lo aprendido, asisten más aseados a las clases…

Poco a poco concienciando a las madres sobre el cuidado de su familia y de ellas mismas.

Otro acierto de las hermanas apoyadas por SED.

Desde Cobán. Besitos a todos.

Silvia Fondón

CTM Guatemala

Merece la pena

¡Hola de nuevo!

Hoy os escribo para presentaros a un encanto de niño que conocí hace ya tres años aquí, en Samac (Guatemala)

William es un pequeño personaje lleno de vida y curiosidad que hace tres cursos aterrizó en Futuro Vivo, el proyecto de las hermanas donde estoy colaborando como voluntaria de SED.

Vive en la aldea de Samac con sus padres y cinco hermanos más.

Su casa es de madera, con suelo de tierra y techo de láminas. No hay ingresos fijos.

Sus hermanos tienen estudios de Básico pero se dedican a la agricultura. Sus hermanas se dedican a ayudar a su mamá en casa.

William tiene ganas de aprender.

Su cabecita siempre está alerta y sus ojos curioseando todo lo que se mueve a su alrededor.

Tiene grandes sueños, le gustaría ser doctor para ayudar a la gente.

Considera que todo el mundo es bueno porque Dios los hizo así.

¡Ojalá consiga ver sus sueños hechos realidad!

Le seguiremos de cerca y, si sigue con ganas, le ayudaremos en todo lo que se pueda.

Mirando a un Futuro Vivo

¡Felices sueños William!

Por miradas como esta, por sus sonrisas, sus abrazos, sus preguntas a veces sin respuesta, por su futuro…

MERECE LA PENA pasar un verano acompañándoles y aprendiendo de ellos.

Silvia Fondón

Voluntaria de SED Ibérica

Guatemala

¡Queda tanto por contar y decir…!

Ha comenzado la sexta semana, la última en la escuela marista de Manhiça y, por tanto, los últimos días en Mozambique. Comienzan a sentirse los primeros indicios de despedida y nuestro corazón se conmueve.
Durante estos 46 días hemos vivido todo con mucha intensidad y hemos ido construyendo una fuerte familia mozambicana, haciendo amistades aquí y allá, y recibiendo saludos y sonrisas a cada paso. En la escuela de Manhiça somos las “valungo” (blancas), a las que todos corren a saludar, o a pedirnos que les dejemos jugar con nuestro cabello o para saber cómo se vive “allá en Portugal”.
El corazón comienza a acelerarse porque queremos aprovechar cada segundo de estos últimos momentos, conocer más y más historias y personas, abrazar a todos los niños y niñas del Infantil con quienes hemos estado estas semanas y, sobre todo, porque cuesta pensar que el regreso es algo incierto. ¡Queda tanto por contar y decir…!
Hemos aprendido tanto de esta tierra y de nosotras mismas que las palabras resultan insuficientes para todo aquello que sentimos. ¡Solo viviendo se sabe al 100%!
Moçambique, nita ku chuva. Moçambique, nita vuia.
Mozambique, te echaremos de menos. Mozambique, hemos de volver.
Catarina Pedrinho y Andreia Gonçalves | Voluntarias SED en Manhiça

Entre clase y clase, escapada al Kruger Park

Disfrutemos con la crónica de nuestro voluntario en Bilene (Mozambique):

¡Un mes después de haber aterrizado, parece que aún fue ayer cuando llegamos! Cuesta creer cómo vuelan los días, cada vez más rápido.

Estas últimas semanas hemos continuado con nuestra labor de enseñar Portugués e Informática en la Escuela Marista de Bilene. Sabemos que vale la pena cuando vemos la sonrisa en la cara de alumnos y alumnas que nunca antes habían utilizado un ordenador. Ahora son capaces de escribir sus textos, editarlos, copiar y pegar, guardar, abrir y cerrar documentos… Se despliega así un mundo de posibilidades para ellos. Ver su evolución nos llena de orgullo y confiamos que puedan continuar aprendiendo.

Hemos empezado también un nuevo proyecto. Los lunes y martes por la tarde enseñamos Educación Moral y Cívica en la Escuela Básica de Nhiuane, a pocos minutos de los Maristas. Aquí la curiosidad es mayor, pues las visitas son menos frecuentes. El saludo de cada día, a coro, es “estamos bien de salud, gracias. ¿Y usted?”, acompañado de muchas miradas curiosas y algún tímido acercamiento. A la puerta de la clase se acumulan cabezas atentas y curiosas de alumnos que no son de ese curso, y muchas sonrisas.

En Nhiuane la realidad es más dura. Muchos cursos reciben clase en la calle, debajo de los árboles y sentados en el suelo. Otros, dentro de “pallotas”, unas construcciones redondas, con vanos en la paredes y techo de paja, sentados en el suelo. Los libros son prácticamente inexistentes, los cuadernos están cubiertos y los bolis escasean.

Sensibilizamos a los alumnos sobre la importancia de mantener buenas relaciones con los demás y con la naturaleza. Intentamos que participen. Cuando llegan las 16.30h es preciso acabar las clases, aunque el horario oficial se prolongue hasta las 17.10h, ya que ahora estamos en invierno y casi es de noche. En esta escuela no hay luz eléctrica y a muchos alumnos aún les espera un largo camino.

Escapada al Kruger Park

Como nuestro visado solo nos permite estar treinta días en el país, el fin de semana pasado aprovechamos para entrar en Sudáfrica y visitar el Kruger Park. Salimos de Bilene de mañana y llegamos a comer a Manhiça con nuestras compañeras Andreia y Catarina. Ya en Maputo recogimos a Borja Bobillo –voluntario de larga duración- y cambiamos algún dinero en rands, para continuar viaje hasta nuestro destino, Ressano Garcia, donde fuimos acogidos en la casa parroquial. El sábado despertamos con mucha ilusión, ¡el Kruger Park nos esperaba! Cruzar la frontera fue sencillo para nosotros… pero el coche parecía no tener los papeles en regla y la discusión –en una mezcla de changana, inglés y portugués- se prolongó 45 minutos hasta que levantaron la barrera de salida de Mozambique. En el Kruger Park todo es increíble. Parece que nos zambullimos en el Rey León. Colores, sonidos, animales, cachorros, 4×4 que pasan…, todo es mágico y parece salido de una película. Recorrimos diversas pistas del parque y vimos diferentes fieras salvajes, aunque solo fue preciso desviarnos de algún elefante que creía que estábamos en su camino… y tenía preferencia. Al atardecer fuimos al Hotel, junto a un lago con cocodrilos e hipopótamos. El domingo sonó el despertador a las 4.30h y nos preparamos para un safari. Nada más comenzar, un hipopótamo se cruza con nosotros; unos metros más adelante, dos leonas seguidas por un león… Fue una experiencia única, en la que vimos incluso macacos y will-dogs, que raramente se dejan contemplar.

Tras tres horas, tocó empezar el viaje de regreso. Parada en Manhiça para dejar a Borja y a nuestras compañeras Andreia y Catarina, y última etapa hacia Bilene.

Ahora comienza una semana de evaluación, que en Mozambique se realiza cada trimestre, por lo que ayudaremos en su organización y realización. ¡Seguiremos informando!

23 razones para financiar una BECA de SED

Pensaba daros algunas razones por las que animaros a participar en el “programa de Becas de SED en Guatemala”, pero seguro que ibais a pensar que os estaba intentando “venderos la moto”, como se dice en mi pueblo.

Por eso he preferido que sean 23 alumnos y alumnas becadas por la ONGD SED y que terminan este año su carrera de Perito mecánico, Perito en Administración de Empresas o Perito en Computación, los que os digan lo que ha supuesto para ellos y sus familias el poder estudiar y poder encontrar un empleo en breve, gracias a la beca de SED que le ha permitido estudiar estos tres últimos años y graduarse.

Esto si que no son palabras vacías o dichas por decir… Hablan desde su vida, desde su experiencia…

El Programa de Becas de SED en Guatemala facilita el acceso a la educación a 327 niños, niñas y jóvenes de familias, muchas de ellas indígenas, con escasos recursos y que, sin esta ayuda, nunca habrían tenido la posibilidad de estudiar.

Si quieres “INVERTIR” en el derecho a la educación de estas personas ponte al habla  con SED en www.sed-ongd.org ¡SERÁ UN DINERO MUY BIEN GASTADO! Y que produce paz y felicidad al que lo dona y JUSTICIA y ESPERANZA al que lo recibe.

ATM Voluntario de SED

Felices sueños

Futuro Vivo sigue dando VIDA.

VIDA a todas esas comunidades olvidadas y perdidas en esas grandiosas montañas del Alta Verapaz donde no llega nada: ni agua, ni electricidad, ni carros….

VIDA a todas esas madres y niños que comienzan a descubrir un mundo nuevo lleno de posibilidades.

VIDA en todos los sueños que quedan por cumplir que si Dios quiere, (que va a querer) se cumplirán poquito a poco.

Las hermanas, apoyadas por SED, tienen un programa de estimulación temprana para todas las mujeres y niños de las comunidades que rodean la escuelita.

Con este programa se pretende que la mujer conozca su cuerpo, aprenda a quererlo y a cuidarse, a pensar un poquito en ellas.

Se pretende aumentar su autoestima, disminuir su inseguridad, que sean capaces de tomar decisiones por ellas y sus familias.

Están aprendiendo hábitos de higiene y alimentación sana que repercutirán en sus familias y sus comunidades.

Estimulan a sus hijos a edades tempranas para prepararles para el aprendizaje posterior.

El sábado, dentro de este programa, recibimos la visita de una asociación de odontólogos que revisaron los dientes de los niños, les hicieron una limpieza, les pusieron flúor y les dieron una pequeña clase individual de cómo cuidar los dientes de sus hijos y todas las familias.

Lo más grande de todo, no fue solo la visita de los odontólogos que trataron a los niños con mucho cariño y delicadeza. Lo más grande de todo fue ver a esas madres capaces de enfrentarse a extraños por el bien de sus hijos.

Llevo tres veranos acompañando a las hermanas en su trabajo y la evolución que han tenido estas mujeres en apertura al mundo exterior ha sido impresionante. Han perdido la timidez, se sienten más seguras y ya buscan la mirada del otro, su sonrisa ….

Un verdadero milagro.

¿Podrán cambiar sus vidas estas mujeres?

Seguramente solo un poquito pero estoy segura de que lo que sí ha cambiado es el sueño que ellas tienen para sus hijos e hijas y las veo dispuestas a luchar por ello.

Como dice la hermana Uti, hoy hemos visto a Jesús en los ojos de esas madres y esos niños.

Por eso, a pesar del agotamiento de una jornada intensa, me voy a la cama con una sonrisa, con la satisfacción de estar viviendo una experiencia especial, única.

Nadie debería perderse algo así. Mira a tu alrededor y atrévete, no hace falta viajar hasta Guatemala.

Felices sueños a todos.

 

Silvia Fondón

Voluntaria de SED

Guatemala

 

Otro ritmo en Roboré

Buenos días a todingos y todingas desde tierras bolivianas. Finalizamos la tercera semana en las comunidades y con ella hemos cruzado ya el ecuador de nuestro campo de trabajo.

Después de estas tres semanas de actividad, echando la vista atrás miles emociones y recuerdos llegan a nuestra cabeza. Empezando por la primera semana, cuando llegamos a las comunidades, el reencuentro con las familias y los abrazos y gestos de tanto cariño sincero, esos paseos por las comunidades sin parar de escuchar “¡Españoles!” en boca de todos los niños, los talleres con mamás y con los peques, las fiestas de bienvenida en las tres comunidades,  la de los becados, todo lleno de música, bailes, momentos de compartir y muchas muchas risas.

Leer Más

¡Nos sentimos como en casa!

Esta es la mejor expresión que se nos viene a la cabeza para resumir estas 3 semanas de voluntariado que se presentaba como diferente por el hecho de vivir con familias.

En estos días nosotros hemos hablado mucho sobre el sentimiento de acogida que sentimos desde que llegamos a Atlantis. Las inseguridades al salir de España o el miedo a no poder integrarnos en la vida de las familias y comunidad han desaparecido completamente.

Anna, que es la “madre sudafricana” de Rubén, es una mujer jubilada que se preocupa mucho por su familia y colabora activamente en las actividades de la parroquia. Siempre muestra mucho interés por nuestro país, por lo que estamos haciendo aquí en el crèche o en el colegio, por nuestra gastronomía,… Por otro lado, resulta muy interesante escucharla hablar de la historia de Sudáfrica o las dificultades y peligros que existen en Atlantis, aunque dice que con el apoyo de los vecinos se llevan mejor. Siempre está disponible y, como ella dice, sintiéndose un poco más feliz si puede ayudar a los demás.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es