Local Communities in Srimongol – Bangladesh

Una o dos veces a la semana solemos visitar alguna comunidad de la que procede el alumnado de la escuela en la que estamos trabajando, ‘Saint Marcellin School’, de forma que podemos conocer a las familias y su modus vivendi.

La primera que visitamos, y de la que ya informamos, fue la salida al pueblo de Sonachora, donde pudimos conocer, junto con el Padre Joseph y alguna religiosa del Holy Cross, este pueblo en el que han inaugurado una nueva iglesia.

Tras visitar un par de casas donde nos ofrecen lo mejor que tienen, sobre todo su hospitalidad y compañía, asistimos a la misa presidida por el Padre Joseph, en la que a su término, se bautizó a dos niños del pueblo.

Nuestra segunda visita fue a Meertinga, la comunidad cristiana más alejada de la que procede alumnado que asiste a la escuela. Allí también visitamos una casa en la que compartimos té y galletas con el padre Chubroto y una Hermana del Holy Cross, asñi como dos Sisters de la Madre Teresa de Calcuta. Son momentos interesantes por las charlas de las que somos partícipes y los momentos que vivimos.

En Meertinga, charlamos con los jóvenes y vimos cómo viven las mujeres y hombres del lugar: son trabajadores de las plantaciones de té. Los chicos suelen fumigar con insecticidas las plantaciones y son las mujeres las que recolectan las hojas de té. Una curiosidad es que en este pueblo, son las mujeres las que eligen al hombre con el que se casan y son las que llevan la voz cantante en las familias, es decir, las que toman las decisiones.

Después de charlar con la gente del pueblo de Meertinga, asistimos a la misa oficiada por el padre Chubroto, que destaca por su alegría y entusiasmo, lo cual se refleja en el modo de transmitir las ideas y emociones en sus homilías.

También hemos visitado los alrededores de la finca en la que se encuentra la Escuela Marista. Es un paseo muy bonito ya que se da entre colinas de plantaciones de té, de campos de piñas, árboles variados (naranjos, kathales…) y en el que pudimos ver también una fábrica de caucho, aprendiendo cómo recogen la resina de los árboles y la transforman, con máquinas muy rudimentarias, en planchas blancas de caucho.

En esta última salida, también visitamos un par de casas de alumnado de la escuela y en ellas se nos recibe con el corazón y una gran sonrisa acompañada del saludo ‘Nomoscar’. Durante las visitas, tomamos té y charlamos de cómo les va la vida y aspectos cotidianos de su día a día. También pudimos asistir a la reunión de los habitantes de un grupo de casas en la que estaban rorando y cantando juntos en una especie de iglesia. Verlo en directo es todo un espectáculo para los sentidos. Además, pudimos observar cómo cocinan tortas de maíz en un fuego muy rudimentario, ¡qué habilidad!

Finalmente, este pasado fin de semana hemos visitado la aldea de Theliapara, que es la más lejana a la escuela y a la que pertenecen cuatro alumn@s de la escuela. Fue una visita muy interesante también porque las familias nos acogieron con todo su cariño y agradecimiento y pudimos charlar un rato con cada uno gracias al H. Eugenio y a nuestro guía local, Kotrim, que hacían de traductores. Theliapara es un pueblo bastante grande en comparación con las aldeas visitadas anteriormente, en el que las familias que lo habitan trabajan en los Tea Gardens que la rodean. De camino al pueblo, hicimos una parada en el monumento conmemorativo de la Mujer Trabajadora en los Tea Gardens de Srimongol.

Cada salida que hacemos nos ayuda a comprender su manera de vivir y de ser, así que son todo un regalo para nosotros ya que nos acerca a ell@s y no sintegra en esta Comunidad de habitantes en la que estamos intentando desarrollar nuestra labor diaria.

Voluntari@s (Alberto, Esti, Javier y Sandra) CTM Bangladesh ONGD SED Ibérica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es