El CTM de Korhogo, Costa de Marfil, en el segundo año de pandemia COVID

Allá por noviembre del 2019 en el encuentro SED de Guadix, se empezó a gestar el grupo CTM Costa de Marfil de cara al verano del 2020. Más tarde llegó la pandemia de la COVID-19 y todos los sueños, ilusiones y preparativos del grupo que se había formado se quedaron en eso, en sueños… Pese a ello, con nuestra coordinadora María al frente, el grupo no se dio por vencido y durante todo el año mantuvimos vivos los sueños e ilusiones, sin perder el contacto con los hermanos africanos. Llegado el verano de 2021, nos tuvimos que reinventar y desde España, conectados desde las estrellas y los satélites (sobre todo por el whatsapp je,je) con Korhogo, hemos cumplido el deseo compartido con nuestra familia marfileña de llevar a cabo la “Colonie Champagnat 2021”.

Esta cronista que escribe, quiere dar a conocer las sensaciones, emociones y sentimientos suscitados en cada miembro del grupo, después de haber visto todas las fotos y vídeos que nos han enviado y contado desde allí.

La reflexión de Paula:

Hemos perdido historias, abrazos, momentos, pero no hemos perdido la esperanza.

Este año no nos pilló tan por sorpresa la cancelación del CTM, y aunque sigue doliendo como cualquier otro año el no poder ir, entendimos desde el primer momento que era lo mejor. No obstante, no ir no significaba no tener presencia; es nuestra segunda casa, otra familia, y como habíamos hecho hasta ahora, no pensábamos quedarnos de brazos cruzados, ya que “la colonie”, o  colonia de verano que se lleva a cabo en el colegio Maristas de Korhogo, forma parte de nosotros.

Estos últimos años, hemos visto a los monitores marfileños junto con el indispensable Frère Pokou darlo todo día a día, organizar los grupos, mantener la cantina, inventar talleres, ser DJ y cinematográfos, guías y amigos, y sabíamos que podían volver a hacerlo de nuevo.

Sin embargo, y aunque la respuesta siempre fue un sí rotundo por su parte, la incertidumbre, miedos y dudas aparecieron en nuestros queridos compañeros, igual que cuando sueltan tu bicicleta sin ruedines y por primera vez vas sólo, igual que cuando cruzas las puertas de un nuevo colegio o trabajo por primera vez, ellos se enfrentaban al reto de llevar adelante la colonie sin toubabous (blancos) por primera vez.

La tecnología ayudó a que pudiésemos colaborar con ellos en la organización, y cuando llegó el momento, estaban más que preparados.

¡La colonie fue un éxito total! unos 200 niños del barrio pudieron divertirse, aprender, jugar salir de excursión y disfrutar muchísimo durante 2 semanas. Nosotros desde aquí, pudimos vivirlo día a día. En cada foto recibida sentíamos la alegría, disfrutábamos de los colores, oíamos las risas, veíamos la concentración en cada taller. Vimos de nuevo a muchos niños conocidos, vimos con orgullo como otros se habían convertido en monitores, vimos niños nuevos, y sobretodo nos sentimos parte del superequipo que lo hacía posible.

Vivir el CTM desde aquí, ha sido una experiencia muy enriquecedora y hemos podido ver como la semilla sembrada, ha dado sus frutos. Son muchos, y muy nuevos los sentimientos encontrados estos días, pero sin duda hay que destacar la cercanía a pesar de los kilómetros, y la felicidad e ilusión de ver a nuestros compañeros y amigos superar las altas expectativas, y conseguir a pesar de las dificultades, que los niños de Korhogo volvieran a tener su “Colonie”.

Hemos perdido vivencias, abrazos, momentos… pero hemos ganado nuevas historias, nuevas maneras de abrazar, nuevos momentos y sobretodo, nuevas formas de ser PRESENCIA.

 

La reflexión de Celia:

No pudimos estar el verano 2020 en nuestra colonia favorita y creo que eso fue justo lo que nos dió impulso para seguir moviéndonos… Las ganas que teníamos que la COLONIE 2021 abriese sus puertas de par en par, hizo que la palabra UBUNTU cogiese más fuerza y nos uniésemos TODOS para que fuese posible.

Videollamadas, ideas, propuestas desde aquí y también desde Korhogo, cabezas pensando, corazones latiendo para que llegase ese día tan especial donde 200 niños rebosando entusiasmo e ilusión esperan detrás de la puerta del colegio para que dé inicio un verano de baile, ritmo, amistad… de unos días que el juego y las sonrisas son protagonistas. Y qué pasada ver cómo han disfrutado, qué bien lo han llevado nuestros compis marfileños. Qué sensación tan bonita es ver que funciona la frase “del creer al crear hay una letra de distancia”. ¡Creímos y creamos! Orgullosísimos del equipazo que ha llevado a cabo todas las actividades y eternamente agradecidos porque día a día hemos estado viendo cómo se divertían, disfrutaban… Nuestra FAMÍLIA MARFILEÑA ha hecho que este verano tuviésemos el poder de teletransportarnos, era cerrar los ojos y sentir que nuestros pies bailaban en tierra rojiza. Deseando que llegue la Colonie 2022 y estar con ellos esperando a que se vuelva a abrir el cole de par en par.

Todo el grupo ha sentido como suyas estas Colonias, aunque en la distancia hemos estado presentes y queremos compartirlo con todos los voluntarios de SED. Esta pandemia no nos va a impedir estar presentes de alguna forma en nuestros Campos de Trabajo CTM, así que seguiremos trabajando otro año más y dios nos irá guiando en este camino de incertidumbre.

Saludos en nombre de todo el grupo CTM Korhogo-Koni (Costa de Marfil)

Dori.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es