CTM Korhogó

1
El CTM de Korhogo, Costa de Marfil, en el segundo año de pandemia COVID
2
Chez de nous famille africana
3
Faim “zero”
4
Muévete
5
Experiencia en Koni
6
Nuestra experiencia en el CTM de Korhogó, Costa de Marfil
7
Una buena llegada de SED a Korhogó
8
ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final
9
CTM Korhogó 2017

El CTM de Korhogo, Costa de Marfil, en el segundo año de pandemia COVID

Allá por noviembre del 2019 en el encuentro SED de Guadix, se empezó a gestar el grupo CTM Costa de Marfil de cara al verano del 2020. Más tarde llegó la pandemia de la COVID-19 y todos los sueños, ilusiones y preparativos del grupo que se había formado se quedaron en eso, en sueños… Pese a ello, con nuestra coordinadora María al frente, el grupo no se dio por vencido y durante todo el año mantuvimos vivos los sueños e ilusiones, sin perder el contacto con los hermanos africanos. Llegado el verano de 2021, nos tuvimos que reinventar y desde España, conectados desde las estrellas y los satélites (sobre todo por el whatsapp je,je) con Korhogo, hemos cumplido el deseo compartido con nuestra familia marfileña de llevar a cabo la “Colonie Champagnat 2021”.

Esta cronista que escribe, quiere dar a conocer las sensaciones, emociones y sentimientos suscitados en cada miembro del grupo, después de haber visto todas las fotos y vídeos que nos han enviado y contado desde allí.

La reflexión de Paula:

Hemos perdido historias, abrazos, momentos, pero no hemos perdido la esperanza.

Este año no nos pilló tan por sorpresa la cancelación del CTM, y aunque sigue doliendo como cualquier otro año el no poder ir, entendimos desde el primer momento que era lo mejor. No obstante, no ir no significaba no tener presencia; es nuestra segunda casa, otra familia, y como habíamos hecho hasta ahora, no pensábamos quedarnos de brazos cruzados, ya que “la colonie”, o  colonia de verano que se lleva a cabo en el colegio Maristas de Korhogo, forma parte de nosotros.

Estos últimos años, hemos visto a los monitores marfileños junto con el indispensable Frère Pokou darlo todo día a día, organizar los grupos, mantener la cantina, inventar talleres, ser DJ y cinematográfos, guías y amigos, y sabíamos que podían volver a hacerlo de nuevo.

Sin embargo, y aunque la respuesta siempre fue un sí rotundo por su parte, la incertidumbre, miedos y dudas aparecieron en nuestros queridos compañeros, igual que cuando sueltan tu bicicleta sin ruedines y por primera vez vas sólo, igual que cuando cruzas las puertas de un nuevo colegio o trabajo por primera vez, ellos se enfrentaban al reto de llevar adelante la colonie sin toubabous (blancos) por primera vez.

La tecnología ayudó a que pudiésemos colaborar con ellos en la organización, y cuando llegó el momento, estaban más que preparados.

¡La colonie fue un éxito total! unos 200 niños del barrio pudieron divertirse, aprender, jugar salir de excursión y disfrutar muchísimo durante 2 semanas. Nosotros desde aquí, pudimos vivirlo día a día. En cada foto recibida sentíamos la alegría, disfrutábamos de los colores, oíamos las risas, veíamos la concentración en cada taller. Vimos de nuevo a muchos niños conocidos, vimos con orgullo como otros se habían convertido en monitores, vimos niños nuevos, y sobretodo nos sentimos parte del superequipo que lo hacía posible.

Vivir el CTM desde aquí, ha sido una experiencia muy enriquecedora y hemos podido ver como la semilla sembrada, ha dado sus frutos. Son muchos, y muy nuevos los sentimientos encontrados estos días, pero sin duda hay que destacar la cercanía a pesar de los kilómetros, y la felicidad e ilusión de ver a nuestros compañeros y amigos superar las altas expectativas, y conseguir a pesar de las dificultades, que los niños de Korhogo volvieran a tener su “Colonie”.

Hemos perdido vivencias, abrazos, momentos… pero hemos ganado nuevas historias, nuevas maneras de abrazar, nuevos momentos y sobretodo, nuevas formas de ser PRESENCIA.

 

La reflexión de Celia:

No pudimos estar el verano 2020 en nuestra colonia favorita y creo que eso fue justo lo que nos dió impulso para seguir moviéndonos… Las ganas que teníamos que la COLONIE 2021 abriese sus puertas de par en par, hizo que la palabra UBUNTU cogiese más fuerza y nos uniésemos TODOS para que fuese posible.

Videollamadas, ideas, propuestas desde aquí y también desde Korhogo, cabezas pensando, corazones latiendo para que llegase ese día tan especial donde 200 niños rebosando entusiasmo e ilusión esperan detrás de la puerta del colegio para que dé inicio un verano de baile, ritmo, amistad… de unos días que el juego y las sonrisas son protagonistas. Y qué pasada ver cómo han disfrutado, qué bien lo han llevado nuestros compis marfileños. Qué sensación tan bonita es ver que funciona la frase “del creer al crear hay una letra de distancia”. ¡Creímos y creamos! Orgullosísimos del equipazo que ha llevado a cabo todas las actividades y eternamente agradecidos porque día a día hemos estado viendo cómo se divertían, disfrutaban… Nuestra FAMÍLIA MARFILEÑA ha hecho que este verano tuviésemos el poder de teletransportarnos, era cerrar los ojos y sentir que nuestros pies bailaban en tierra rojiza. Deseando que llegue la Colonie 2022 y estar con ellos esperando a que se vuelva a abrir el cole de par en par.

Todo el grupo ha sentido como suyas estas Colonias, aunque en la distancia hemos estado presentes y queremos compartirlo con todos los voluntarios de SED. Esta pandemia no nos va a impedir estar presentes de alguna forma en nuestros Campos de Trabajo CTM, así que seguiremos trabajando otro año más y dios nos irá guiando en este camino de incertidumbre.

Saludos en nombre de todo el grupo CTM Korhogo-Koni (Costa de Marfil)

Dori.

Chez de nous famille africana

Parece que fue ayer cuando llegamos a nuestra casa de Korhogo y Koni, “chez de nous famille africana” y ya se nos está casi acabando.

Hemos compartido estos días del mes de julio con todo el corazón pleno del Amor que Dios nos pone a cada uno cuando tomamos la opción de seguir su camino, pero por el camino de tierra roja que nos brindan nuestros hermanos africanos.

Leer Más

Faim “zero”

La Colonia no es solo un lugar donde los pequeños juegan y se divierten. Es una escuela de valores, de vida, para ellos y para nosotros.

Kilos de sonrisas que alimentan nuestras almas cada mañana y nos recargan de energía el resto del día.

Faim “zero” (ODS1) no es sólo un objetivo para erradicar el hambre, sino que aspira a colmarlos anhelos espirituales que todos y en todo el mundo compartimos.

Leer Más

Muévete

Algo me decía en mi interior: ¡Muévete!

Así que volví a llenar las maletas de ilusión, sabiendo que a la vuelta irían desbordadas de vida, ¡MUCHA VIDA!

Los minutos pasan igual en Costa de Marfil, observas el reloj y el ritmo es el mismo, eso parece a simple vista… pero si te detienes tan solo un poco y sientes el ritmo marfileño, la intensidad en cada momento se eleva al máximo exponente.

Ojos abiertos como platos para saborear cada instante y brazos bien estirados para abrazar a su gente… Esta vez era diferente, mi corazón ya sabía el destino que me recibía…

Siii, ¡los tambores hablan!! Hablan sus calles, hablan sus risas, hablan sus miradas, hablan sus sonrisas y sus intensos abrazos… La vida allí te susurra al oído, que no hay que detenerse. ¡Que hay que moverse!

Leer Más

Experiencia en Koni

Después de dos semanas en la comunidad marista y de haber vivido una maravillosa experiencia con los niños y monitores del colegio Marceline Champagnatde Korhogo, nos dirigíamos a Koni, un poblado situado a tan solo 15km de la ciudad marfileña. Celia, Gloria y yo nos reencontramos con nuestros compañeros Paco y Dori, quienes ya llevaban dos semanas trabajando como sanitarios en el dispensario del poblado. Nuestra misión, inicialmente era la de abastecer el dispensario de medicamentos y formar una colonia de niños. Poco a poco, surgieron otras cositas que pudimos llevar a cabo gracias también a la presencia y colaboración de nuestras compañeras María y Blanca, dos jóvenes estudiantes de medicina que ya llevaban un par de semanas colaborando en el dispensario.

La presencia de la Hermana Nicole, superiora de la comunidad, me cautivó desde un primer momento. Aprovechando el primer domingo de misa, realizó una intervención con un mensaje pastoral sobresaliente. Además, aprovechó ese mismo momento para presentarnos a la comunidad e informar de la colonia de niños. La hermana recalcó la importancia de la higiene para formar parte de la colonia, subrayando que los niños no pueden venir sucios: “Hay que ir limpios. Escucháis: limpios. Jamás sucios, limpios” Dos días después pude comprobar que en periodo vacacional muchos de los niños trabajan en los campos y vienen a visitarnos con la misma ropa, sin ni tan siquiera haberse pasado antes por casa. En cuestión de días, fueron multiplicándose exponencialmente el número de niños y niñas de nuestra colonia. Después de una semana de actividades, clausuramos con una merienda compuesta de arroz, palomitas, refrescos y sobretodo mucha ilusión.

Leer Más

Nuestra experiencia en el CTM de Korhogó, Costa de Marfil

Afrontamos un segundo año en Costa con un sentimiento diferente, aunque intenso. El primer año llegamos mirando África con los ojos bien abiertos para empaparnos de todo, de unos paisajes, cultura y gentes desconocidos para nosotros…

Este año la mirada era diferente, estaba ávida de descubrir cosas nuevas pero sobre todo de volver a ver todo lo que ya es una parte importante en nuestras vidas; nuestra familia africana.

El trabajo en la colonia del colegio Champagnat, en Korhogó, ha superado nuestras expectativas. Este año el hilo conductor de la colonia han sido los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en cuya creación colaboró SED; ya que pensábamos que es muy importante hacer llegar a los niños el mensaje de que juntos podemos lograr un mundo mejor para nosotros y para las futuras generaciones.

Cada día, tal y como hacíamos el año pasado, comenzábamos con una motivación en la que los más de doscientos niños y los monitores bailábamos y cantábamos, nos saludábamos con abrazos y miles de choques de manos; y tras la oración, presentábamos mediante un teatrillo el objetivo que íbamos a tratar, seguido de un debate en el que los niños lo interpretaban y deducían el tema del día.

Leer Más

Una buena llegada de SED a Korhogó

El grupo de trabajo de Korhogó (Cote d’Ivoire) llegó a su destino el pasado jueves día 5 de julio a las 20.00h de la tarde. Uno de los objetivos que tiene este campo de trabajo es abastecer y trabajar en el dispensario de Koni. La otra misión consiste en hacerse cargo de la colonia de niños que en periodo vacacional y durante dos semanas llega al colegio Marceline Champagnat. El primer fin de semana de estancia, los cinco voluntarios destinados a Korhogó aprovecharon para conocer la comunidad y organizarse. Una vez instalados, realizaron una primera visita al mercado tradicional de la ciudad marfileña.

El domingo siguiente día 8 de julio, los voluntarios visitaron Koni, un poblado situado a tan solo 15 kilómetros del barrio Le Petit Paris de Korhogó. Sin apenas financiación, las Hermanas de la Anunciación abastecen un dispensario de medicamentos para toda la población y atiendendiariamente a más de 50 personas. El doctor Juan José Márquez con su fundación y la Hermana de la Anunciación Nicole nos mostraron tanto las funciones como las necesidades que hay en el centro médico ambulatorio. Después de una cálida y agradable bienvenida, nuestros voluntarios sanitarios Paco y Dori aprovecharon para instalarse en la comunidad, mientras que Gloria, Celia y Sergi volvieron otra vez a la comunidad marista de Korhogó dispuestos a trabajar en la colonia.

Leer Más

ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final

La ONGD Marista SED, ha cumplido sus bodas de plata (Ministerio del Interior, el 17 de diciembre de 1992), coincidiendo con el bicentenario de la Institución Marista. A pesar de ser una ONG muy joven, está presente en más de 30 países de África, América Latina, Asia y Europa con un total de 380 obras sociales y cerca de 4.000 personas entre socios, colaboradores y voluntarios de nuestro país. La organización SED lleva a cabo, en todo el mundo, proyectos de características diversas, en contextos distintos y siendo fiel al significado de sus siglas: Solidaridad, Educación y Desarrollo.

En Khorogó, la tercera ciudad más grande de Costa de Marfil, la organización está trabajando desde hace muchos años. Allí, hace 25 años, la ONG colaboró en la construcción del colegio Marcellin Champagnat en el barrio Petit Paris, un centro educativo que cubre a 400 alumnos de primer ciclo de secundaria. En el año 2016, SED puso en marcha el proyecto de construcción de diez nuevas aulas y a partir del próximo mes de septiembre el centro ofrecerá el segundo ciclo de la etapa secundaria. De este modo, el centro educativo permitirá que sus alumnos puedan continuar sus estudios de secundaria sin tener que desplazarse y abriendo las puertas a 100 alumnos de nueva escolarización.

En Khorogó se realiza, durante el mes de julio, un campo de trabajo con jóvenes de distintas edades. Este campo de trabajo ha estado pilotado durante mucho tiempo por el Hermano Fede (Cullera) y también por el Hermano Fulgencio (Alicante) siendo ahora el Hermano Marista José Luís Elías (Algemesí) quién, después de haber vivido allí tantos años, ha tomado el relevo en la coordinación. En esta experiencia, colaboran actualmente nueve voluntarios, siendo cuatro los que participan por vez primera. Además, una enfermera y un estudiante, en último curso de medicina,cooperan conunas religiosas (Hermanas de la Anunciación, fundadas en Colombia) en Koni, un poblado situado a tan sólo 15 kilómetros de Khorogo. Este campo de trabajo empezó el 28 de junio y finalizará el próximo 22 de julio de 2017.

Leer Más

CTM Korhogó 2017

Tormenta tropical, carreteras sin asfaltar, mujeres trabajando, niños jugando y sonrisas, muchas sonrisas fue lo que nos encontramos al llegar a África. Tras dos días de viaje y con muchas ganas acumuladas, empezamos nuestra misión. Primero realizamos talleres de formación a los monitores, la mayoría jóvenes alumnos del Champagnat.

El lunes, comenzó la colonia; empezaron a llegar niños de entre 6 y 14 años y si nosotros teníamos ganas, ellos tenían aún más! Abrazos, cariño y muchas más sonrisas vinieron con ellos. Todas las mañanas empezábamos con bailes y una animación todos juntos: niños, monitores, voluntarios… y tras la oración empezaban las actividades. Talleres de danza, deporte, manualidades, cine y periódico a los que los niños, divididos por grupos, acudían de manera rotativa. Al finalizar la mañana, entonando sus cánticos y gritos de guerra, se dirigían por grupos a la cantina, donde no existía un “no me gusta” o un “no quiero más”; además el día de suerte tocaba el delicioso attieké, un plato típico del que se sienten —y con razón— muy orgullosos.

Las tardes las destinamos a los monitores, impartiendo para ellos cursos de informática y primeros auxilios, en los que nos demostraron una vez más todo el interés que tienen por mejorar. A su vez, trabajamos en el mantenimiento de las aulas del cole, limpiando, lijando y pintando mesas.
La colonia acabó con una gran gymkhana, alguna que otra lagrimilla y mucho mucho cariño.
A su vez, dos de nuestros compañeros estuvieron en el centro sanitario de Koni donde convivieron con las Hermanitas de la Anunciación, quienes desarrollan en este lugar su labor de servicio . Fue una experiencia en la que, además de vivir desde dentro la sanidad africana, conocieron un poco mejor la cultura, las riquezas y algunas de las necesidades del poblado.

Por último, realizamos una “minicolonia” en el poblado de Klokakaha. Allí nos encontramos con una realidad más humilde aún, con niños cargados de alegria, cariño y ganas de jugar, aunque la timidez apareciera en los primeros momentos. Nuestra ilusión, así como la de los monitores locales hicieron posibles juegos, manualidades, talleres de formación en salud, bailes, canciones…, que hicieron disfrutar desde los más pequeños a los mayores de otra preciosa experiencia.

Ahora, con el cansancio de estas semanas en el cuerpo, pero repletos de vida compartida, exprimimos nuestros últimos momentos en Korhogó; ratos de despedidas, de recordar anécdotas y de disfrutar, juntos como familia, de cada instante que nos queda.

Voluntari@s SED en Korhogó, Costa de Marfil 

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es