CTM Guatemala

1
“La beca de SED me motiva mucho a poner más de mi parte en los estudios”
2
Siempre hay que seguir adelante, un ejemplo de esfuerzo y superación
3
Primeras sensaciones tras la vuelta
4
Mujeres trabajando para mujeres
5
Entre montañas
6
Nos despedimos con el corazón un poquito más ensanchado
7
23 razones para financiar una BECA de SED
8
Felices sueños
9
Un mismo corazón, un mismo espíritu: Escuela Marista
10
Un retiro para reflexionar y compartir

“La beca de SED me motiva mucho a poner más de mi parte en los estudios”

Juan Carlos Quino Quino es un muchacho de 19 años que estudia en el ITECK de Guatemala como interno. Vive en un cantón (aldeíta) de Xelatenango, a más de dos horas y media de distancia del centro educativo. Son siete hermanos de familia, cinco chicos y dos chicas. Todos están estudiando e incluso algunos ya se han graduado, pese a que su padre es jornalero y su madre se ocupa de las tareas de la numerosa familia.

Juan Carlos cursa el 5º grado de Electrónica y pese a su edad no ha perdido ningún curso. Es un buen estudiante y le encanta la computación y la electrónica, pero tuvo que dejar de estudiar durante dos años para ponerse a trabajar en un depósito de comida para animales. Allí cargaba sacos, y le pagaban 1000 quesales al mes (125€) por una jornada de cinco de la mañana a seis de la tarde, seis días a la semana. De esta forma, y con gran esfuerzo, la familia ha logrado que todos y todas las hijas e hijos tengan la posibilidad de estudiar y salir del hoyo de pobreza y marginación en el que se encuentran.

Por eso cuando es preguntado por lo qué ha significado y significa para él y su familia la ayuda de la beca de SED, asegura que es un orgullo que le motiva a poner más de su parte y a aprovechar la oportunidad para poder lograr un buen trabajo y poder continuar sus estudios en la universidad. También es consciente de que sin la beca, no sabe dónde estaría, y seguro que sus notas serían mucho peores. Por todo ello está muy agradecido a SED y a quienes financian su beca.

Antonio Tejedor | Voluntario de SED

Siempre hay que seguir adelante, un ejemplo de esfuerzo y superación

Siempre hay que seguir adelante. Parece una frase muy lógica y bonita, pero cuando la dice un padre de familia con diez hijos que con los escasos recursos que saca de trabajar la “milpa” (pequeñas tierras) está logrando dar estudios a sus diez hijos e hijas, la frase cobra un significado mucho más especial si cabe.

La protagonista de esta entrevista es Mirsa Jeanette Morales, alumna del ITECK en Guatemala, que está a punto de graduarse como Perita en Administración de Empresas, y que en un momento llegó a ver peligrar su acceso a los estudios porque su padre no se lo podía permitir. Fue en ese momento cuando la beca de la ONGD SED solucionó el problema, y Mirsa pudo seguir formándose. En la actualidad, está a dos meses de cumplir su objetivo, de graduarse.

“Tal vez en un futuro yo pueda ayudar a los que pasan por las dificultades que yo he pasado”

¡FELIZ GRADUACIÓN MIRSA! Desde SED esperamos que tu sueño de seguir estudiando en la universidad se convierta en realidad.

 

Antonio Tejedor | Voluntario de SED

Primeras sensaciones tras la vuelta

 

Después de cinco semanas fuera de nuestro hogar, país y familia, ha llegado la hora que en un primer momento parecía tan lejano, pero que echando la vista atrás, ha transcurrido en un abrir y cerrar de ojos, volver a España.

Ahora es cuando nos sentimos “raros” dentro de nuestras propias casas, y la razón es que ahora un pedazo de nuestros corazones, ha decidido quedarse en la maravillosa Guatemala.

Han sido tantas experiencias y momentos compartidos, que resultaría complicado narrarlos uno a uno. Pero vamos a intentarlo, al igual que hemos hecho en la escuela Marista, abrirnos y haceros sentir esta experiencia tál y cómo la hemos vivido:

Por un lado la apertura y accesibilidad, que aunque no  fue desde un primer momento, tanto los alumnos de PrePrimaria, Primaria, Básico (ESO) y Bachillerato, han mostrado hacia nosotros. Multitud de situaciones personales y familiares que les abordan, acontecen y con las que deben lidiar diariamente. Aún así día a día nos han regalado una sonrisa, palabras, gestos o un presente como muestra de agradecimiento, y lo peor de todo es… que sólo nosotros podemos darles las gracias por el tiempo compartido. Son niños, adolescentes…  todos maravillosos que día a día te enseñan que el mayor regalo se encuentra en las cosas más pequeñas y cotidianas de la vida. Cómo con menos siempre es más, y cómo en la búsqueda de la verdadera felicidad no existe en muchas de las cosas de las cuales nosotros seríamos incapaces de desprendernos.

La Comunidad Educativa siempre preocupados e interesados, tanto en nuestro estado anímico, personal, profesional, y muy conscientes de las individualidades de cada uno de sus alumnos. Por otro lado el interés mostrado en que conociésemos su maravillosa cultura, país y facilitándonos el poder conocer lugares con un encanto especial.

Por otro lado, la increible labor que realizan los Hermanos, no sólo en el propio colegio sino en la zona 6. El carisma Marista presente en todo su explendor: sencillez, cercanía y espíritu de familia. Preocupados e involucrados en todos lo ámbitos del colegio, siguiendo la consigna de nuestro Padre Fundador, San Marcelino Champagnat:

“Un mismo corazón y un mismo espíritu”

Siendo participes en todo momento de la vida del colegio, y luchando diariamente en contra de las adversidades que van surgiendo en el día a día.

Gracias otra vez por la acogida tanto en el colegio, como a la Comunidad de Hermanos, compartiendo desde el tiempo de oración o paseos por Guatemala a muchas y muy divertidas sobremesas. Gracias por enseñarnos tanto vuestro buen hacer, como la obra misión y valores que tanto Hermanos como Laicos debemos compartir. Gracias por vuestras palabras, gestos y trabajo bien hecho.
Muchos Hermanos y voluntarios de SED ya nos avisaron que Guatemala nos encantaría, pero nadie nos advirtió de que nos enamoraríamos de ella y la echaríamos de menos tan pronto.

Gracias a TODAS las personas que han hecho posible llevar a cabo esta aventura y por supuesto a todos los que de una u otra forma, habéis formado parte de ella. Porque esto no es una despedida, es simplemente un hasta luego. Os llevamos en el corazón, y ¡Gracias por compartir!

Conchi y Raúl.

Mujeres trabajando para mujeres

MUJERES TRABAJANDO PARA MUJERES

-Oye seño,- me pregunta una de las madres de la escuela- ¿Cuántos años tiene usted?

Yo cincuenta y tres- le respondo con naturalidad.

¡Ah, entonces usted se va a morir ya pronto!- responde ella con la misma naturalidad.

¿Yo?  ¿Por qué quiere que me muera ya?. Me quedan todavía muchas cosas que hacer. No pienso morirme por lo menos hasta los ochenta años- digo yo sorprendida.

Ella me dice que no quiere vivir tantos años. ¿Para qué si ya tendrá sus hijos criados?

Durante estos días he comprendido después de muchas charlas con ellas el porqué de esas ganas de morirse tan pronto.

Sus padres conciertan su matrimonio bien jovencitas, la mayoría de las veces con un hombre al que no conocen.

Se casan y se van a vivir a casa de sus suegros donde la suegra le enseña “como cuidar de su marido”

Si su marido trabaja, el jornal se lo tiene que dar al suegro que es el que administra los gastos de la casa.

Cuando la suegra decide que ya está preparada para atender bien a su marido, pueden pensar en independizarse. Entonces empiezan a ahorrar (si tienen jornal) para hacerse su casa. Si su marido no trabaja, tendrá que seguir bajo el mando de sus suegros

Mientras, se llenan de hijos que tienen que criar ellas solas, con poca ayuda de los padres. En muchas ocasiones son engañadas por sus maridos y violadas, ellas no deciden cuándo  ni cómo.

Desconocen tantas cosas que te quedas sorprendida cuando hablas con ellas.

En definitiva, todos menos ellas deciden qué hacer con sus vidas.

¿Qué harías tú en su lugar? ¿Quisieras morir pronto?

Trabajar para y por ellas es uno de los objetivos de FUTURO VIVO

Por ellas y para ellas va este video.

Silvia Fondón

CTM Samac

 

Entre montañas

Pasear por las montañas de Alta Verapaz en Guatemala es un placer para todos los sentidos.

Los paisajes son espectaculares, sus olores, el silencio….todo esconde la vida de estas personas con las que estamos conviviendo.

Estas semanas he tenido la suerte de acompañar a Jairo, el técnico del programa de huertos sostenibles que llevan a cabo las hermanas de Futuro Vivo con la ayuda de SED, en sus visitas a los huertos de las diferentes comunidades.

El programa consiste en la creación de huertos familiares atendidos por mujeres para el abastecimiento personal e incluso la venta de los productos obtenidos.

Se trata de una agricultura orgánica.

El técnico, Jairo, visita los huertos para ver cómo los tienen dispuestos las mujeres y así aconsejarles sobre la mejor manera de obtener productos de calidad.

Me ha sorprendido gratamente el trato de Jairo hacia las mujeres. Con mucha paciencia les ha explicado cómo lavar la tierra y prepararla en pequeños tablones para que la lluvia no se lleve las semillas plantadas. Una a una ha ido escuchando sus dudas y resolviendo de forma eficaz.

Una vez preparado el terreno, Jairo les dará abono orgánico que las mujeres tendrán que aplicar diez días antes de la siembra. Una vez aplicado el abono, Jairo les dará semillas y pequeños brotes que él previamente ha plantado en el invernadero de la escuela.

A su vez, las mujeres reciben charlas donde se les enseña cómo fabricar su propio abono orgánico ( cáscara de cardamomo, poso de café y ceniza) e insecticida (cebolla y ajo).

El mayor problema, la falta de agua. No llueve como debería estar haciéndolo en esta época del año. El poco agua que cae lo recogen en improvisados pozos hechos con grandes bolsas de plástico que mantienen cubiertas para evitar que se evapora

La hermana Uti les ha conseguido un puesto en el mercado para vender sus productos sin pagar nada siempre y cuando sean productos totalmente orgánicos y de buen aspecto.

Una vez más, la sorpresa para mí fueron estas mujeres. Con paso rápido, en chanclas y el bebé a la espada, recorrimos unos caminos en ocasiones inventados, llenos de maleza, con lodo, arriba, abajo…con un paso firme apenas alcanzable y eso que nuestro calzado era bastante más adecuado (eso pensaba yo) pues llevábamos botas de montaña.

Los huertos no se encuentran cerca de sus casas. Para llegar a algunos hemos tenido que caminar más de tres cuartos de hora y, como os he dicho antes, por caminos nada fáciles.

Algunos maridos les echan una mano pero en la mayoría de los casos son ellas las que se encargan de sacarlo adelante.

Entre milpa y milpa, subida y bajada, he tenido la suerte de escuchar con atención sus confidencias, sus inquietudes, sus preocupaciones…pero eso será para otro capítulo.

 

Saludos desde Samac Silvia

Nos despedimos con el corazón un poquito más ensanchado

El pasado lunes 5 de agosto, las niñas internas de la Anunciata junto con las Hermanas Dominicas nos hicieron una despedida de lo más emotiva. Primero tuvimos una cena todas juntas, a la que asistieron también los Hermanos Maristas por invitación de las Hermanas. Después, por grupos, las niñas habían preparado diferentes danzas típicas de sus zonas, cada una vestida con su traje típico, utilizaron pétalos de flores, velas, confetti, etc. Fue precioso a todos los sentidos, pues al terminar las danzas dos niñas nos dedicaron unas palabras expresando por parte de todas su agradecimiento por lo que les habíamos enseñado y compartido durante el mes que hemos estado allí.

Nosotras también teníamos una sorpresa preparada para ellas, dos piñatas que causaron sensación y que fueron motivo de muchas risas e incluso arañazos (¡lo que les gustan las gominolas!).
Tanto Noelia como yo nos llevamos una hermosa experiencia de lo vivido en Chichicastengo y por mucho que contemos lo cariñosos que son los niños guatemaltecos no se sabe bien hasta que no recibes un abrazo de ellos.
En alguna ocasión nos preguntábamos si estaría siendo suficiente lo que hacíamos con ellas, pero el día de la fiesta nos dimos cuenta de que lo más importante no era el propio hacer, sino el ser, estar, hablar y compartir. Esto es lo que nos ensancha el corazón y la mente, y bien agradecidas estamos por haber podido vivir esto en primera persona.

Aurora y Noelia, Voluntarias de SED

23 razones para financiar una BECA de SED

Pensaba daros algunas razones por las que animaros a participar en el “programa de Becas de SED en Guatemala”, pero seguro que ibais a pensar que os estaba intentando “venderos la moto”, como se dice en mi pueblo.

Por eso he preferido que sean 23 alumnos y alumnas becadas por la ONGD SED y que terminan este año su carrera de Perito mecánico, Perito en Administración de Empresas o Perito en Computación, los que os digan lo que ha supuesto para ellos y sus familias el poder estudiar y poder encontrar un empleo en breve, gracias a la beca de SED que le ha permitido estudiar estos tres últimos años y graduarse.

Esto si que no son palabras vacías o dichas por decir… Hablan desde su vida, desde su experiencia…

El Programa de Becas de SED en Guatemala facilita el acceso a la educación a 327 niños, niñas y jóvenes de familias, muchas de ellas indígenas, con escasos recursos y que, sin esta ayuda, nunca habrían tenido la posibilidad de estudiar.

Si quieres “INVERTIR” en el derecho a la educación de estas personas ponte al habla  con SED en www.sed-ongd.org ¡SERÁ UN DINERO MUY BIEN GASTADO! Y que produce paz y felicidad al que lo dona y JUSTICIA y ESPERANZA al que lo recibe.

ATM Voluntario de SED

Felices sueños

Futuro Vivo sigue dando VIDA.

VIDA a todas esas comunidades olvidadas y perdidas en esas grandiosas montañas del Alta Verapaz donde no llega nada: ni agua, ni electricidad, ni carros….

VIDA a todas esas madres y niños que comienzan a descubrir un mundo nuevo lleno de posibilidades.

VIDA en todos los sueños que quedan por cumplir que si Dios quiere, (que va a querer) se cumplirán poquito a poco.

Las hermanas, apoyadas por SED, tienen un programa de estimulación temprana para todas las mujeres y niños de las comunidades que rodean la escuelita.

Con este programa se pretende que la mujer conozca su cuerpo, aprenda a quererlo y a cuidarse, a pensar un poquito en ellas.

Se pretende aumentar su autoestima, disminuir su inseguridad, que sean capaces de tomar decisiones por ellas y sus familias.

Están aprendiendo hábitos de higiene y alimentación sana que repercutirán en sus familias y sus comunidades.

Estimulan a sus hijos a edades tempranas para prepararles para el aprendizaje posterior.

El sábado, dentro de este programa, recibimos la visita de una asociación de odontólogos que revisaron los dientes de los niños, les hicieron una limpieza, les pusieron flúor y les dieron una pequeña clase individual de cómo cuidar los dientes de sus hijos y todas las familias.

Lo más grande de todo, no fue solo la visita de los odontólogos que trataron a los niños con mucho cariño y delicadeza. Lo más grande de todo fue ver a esas madres capaces de enfrentarse a extraños por el bien de sus hijos.

Llevo tres veranos acompañando a las hermanas en su trabajo y la evolución que han tenido estas mujeres en apertura al mundo exterior ha sido impresionante. Han perdido la timidez, se sienten más seguras y ya buscan la mirada del otro, su sonrisa ….

Un verdadero milagro.

¿Podrán cambiar sus vidas estas mujeres?

Seguramente solo un poquito pero estoy segura de que lo que sí ha cambiado es el sueño que ellas tienen para sus hijos e hijas y las veo dispuestas a luchar por ello.

Como dice la hermana Uti, hoy hemos visto a Jesús en los ojos de esas madres y esos niños.

Por eso, a pesar del agotamiento de una jornada intensa, me voy a la cama con una sonrisa, con la satisfacción de estar viviendo una experiencia especial, única.

Nadie debería perderse algo así. Mira a tu alrededor y atrévete, no hace falta viajar hasta Guatemala.

Felices sueños a todos.

 

Silvia Fondón

Voluntaria de SED

Guatemala

 

Un mismo corazón, un mismo espíritu: Escuela Marista

Después de más de quince días y a mitad de la experiencia de voluntariado internacional a través de los Campos de Trabajo y Misión de SED, solo podemos afirmar que está siendo una de las aventuras más maravillosas del mundo. Desde el momento en que llegamos a Guatemala nos hemos sentido como en casa, la disponibilidad y cercanía de los Hermanos, SED y Fundamar ha sido inmejorable desde el minuto uno a nuestra llegada.

Leer Más

Un retiro para reflexionar y compartir

Una semana y media en Chichicastenango, Guatemala y ya estamos completamente adaptadas al estilo de vida de este lugar: en pie a las 5am, tortillas y frijoles tres tiempos, túmulos, ganchos y mucho afecto y muestras de cariño por parte de pequeños y mayores.
El sábado 13 de julio fue un día especial dentro de nuestra vida en Chichicastenango. Tuvimos la suerte de poder colaborar con la Hermana Rosa en un día de retiro y convivencia con los alumnos de 2° Básica para ayudarles y apoyarles en su paso por la adolescencia.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es