Archivo3 agosto, 2022

1
“La beca de SED fue la respuesta de DIOS a mis súplicas”
2
Haciendo familia

“La beca de SED fue la respuesta de DIOS a mis súplicas”

Es un regalo de Dios poder compartir con los becados y becadas de SED y escuchar cómo valoran ellos la ayuda en estos años tan difíciles de pandemia que han atravesado.

Cuando le he preguntado a Hílary cómo valoraba la beca de SED, aseguraba:

“Ha sido una BENDICIÓN para la familia. Mi madre es profesora de un colegio público y al cerrarse durante la pandemia, la despidieron. Mi padre se puso a trabajar en una empresa y también le despidieron por cierre. Aceptaba cualquier tipo de trabajo con sueldos muy bajos. Para colmo mi padre enfermó de COVID y yo estaba muy asustada. Me sentía un poco acorralada, desanimada, pero todo tenía un por qué, y yo había puesto mi confianza en Dios en estos momentos tan difíciles. Entonces los Hermanos Maristas me comunicaron que me habían concedido la beca. Era la repuesta de Dios a mis oraciones”.

“Mi futuro pasa por emprender. La contabilidad me llama mucho la atención y yo quiero tener mi propia empresa en el campo de la ropa, en especial de mujer”.

 

No hay duda de que con tanta fuerza personal y con la ayuda de sus padres y de Dios, en quien tanto confía, saldrá adelante con sus sueños y su empresa. ¡Así lo deseamos!

 

Antonio Tejedor | Voluntario de SED en Guatemala

Haciendo familia

Para las hermanas es importante formar una gran familia donde todos sus miembros (padres, madres, alumnos, maestras, personal no docente…) se sientan queridos y arropados en los buenos y malos momentos.

Verlos trabajar unidos, compartiendo momentos duros como una gran familia, es impresionante.

En el colegio de Guatemala capital, es algo que se evidencia solo con poner un pie en la escuela. Se respira familia desde cada uno de sus rincones. Los profesores están muy implicados en su labor académica y de acompañamiento a niños y padres.

Se empieza la mañana dando los buenos días, uno por uno, a cada uno de los alumnos que entran en la escuela y todo lo demás fluye.

En la escuela de Samac comienzan a verse sus frutos. Está siendo más complicado porque los indígenas están menos acostumbrados a las muestras de cariño pero, poco a poco, se van abriendo.

Con los niños es muy fácil, ellos te reciben con un caluroso abrazo y te regalan miles a lo largo de la jornada.

Todo esto, se ha evidenciado en la fiesta del Carmen, patrona de Futuro Vivo.

Todos y cada uno de los miembros de esta gran familia ha colaborado en su preparación y la asistencia ha sido increíble.

Estaban deseando retomar la fiesta después de estos años tan duros de pandemia y el cariño hacia las hermanas ha sido impresionante.

Los profesores han preparado toda la decoración para la Eucaristía.

Los padres de familia han preparado la decoración de los andas con la Virgen, la “refracción” y el “torito” para el fin de fiesta.

Los niños han preparado las canciones, las lecturas, ofrendas…

El ambiente ha sido de fiesta y las hermanas han recibido todo el cariño del mundo que las ayuda a seguir adelante día a día a pesar de las dificultades que surgen por el camino.

Yo me siento parte de esta familia aunque sea como “hija adoptada” y me siento muy orgullosa de poder compartir cariño durante estos días.

Gracias, una vez más, Caty, Saviana, Alta y Uti por acogerme cada año y dejarme regresar a “mi casa” una vez más.

 

Silvia Fondón | Voluntaria de SED

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es