Archivo23 julio, 2018

1
A pie de obra
2
Agradecidas
3
La verdad es que ya hay poca verdad
4
Compartiendo experiencias

A pie de obra

Seguimos en estas maravillosas tierras marfileñas, pero esta semana dejamos Bouaké y tomamos camino haca el interior de la sabana para colaborar en la construcción del centro social de Ayaou Sokpa. Durante los siete días que hemos estado en los poblados de la Presqu’ile, hemos compartido mucha vida con mayores y pequeños. A través del deporte, los cantos, juegos y danzas los alrededores de la parroquia de Nôtre Dame de la Recontiliation se han convertido en un espacio de risas y alegrías compartidas. En las horas centrales del día el trabajo ha sido intenso, hemos realizado tareas de pintura y albañilería en un edificio que ya va tomando forma y color a un ritmo imparable.

Sí, un ritmo marcado por el trabajo de los diez albañiles locales, pero también por muchas otras miradas y presencias que se detenían a pie de obra. Miradas curiosas de los lugareños cuya atención se centraba en cada brochazo o carretilla rebosante de tierra; presencia de las mujeres que traían agua del lago más cercano; miradas que, descubrían realidades complicadas e invitaban al diálogo; presencia de simples transeúntes que se convertían en comprometidos ayudantes; y, curiosamente, miradas de vendedores de pescado fresco del lago, o de cazadores de agutíes, roedores salvajes y un bocado exquisito en los platos africanos.

Leer Más

Agradecidas

Seguimos sintiéndonos felices en Manhiça, disfrutando el compartir con los hermanos, alumnos y comunidad del colegio. Sentimos que llevamos desde hace mucho aquí.

Pasamos mucho tiempo con los niños y niñas de preescolar, donde recibimos mucho cariño. Son docenas de besos y abrazos diarios.

Esta semana hemos iniciado el apoyo escolar en 1° Primaria. Vivimos cada día con mucha vida y alegría. “Agradecidas”, así es como nos sentimos esta semana. Como se dice por aquí, “estamos juntos”.

Voluntarias de SED en Mozambique 

La verdad es que ya hay poca verdad

Librarse del ruido, del estrés, del “que dirán”, del asfalto y el ladrillo; botar la desconfianza, las preocupaciones banales, la pereza… Deshacerse de todo y quedarse con la verdad, con reír, gritar, respirar, vivir y estar. La verdad, es que ya hay poca verdad. Allá de dónde nos hacemos llamar primer mundo, si es verdad que somos los primeros, es en olvidar lo esencial.

Compartimos uno de esos momentos de verdad, desde una experiencia con la comunidad de Ipias (San José de Chiquitos, Bolivia) que conmueve el corazón. Un día de convivencia en el entorno natural de Aguascalientes con las mamás y niños de esta comunidad que deja una huella en nosotros.

Leer Más

Compartiendo experiencias

Durante este año tenemos la suerte de compartir nuestros días de voluntariado con dos muchachos dominicanos, Joel y Francisco, laicos Carmelitas, que llevan a cabo en Dominicana un programa comunitario llamado Ayúdale a vivir Yamasá.

En una tarde de reunión nos contaron su experiencia y nos parece tan enriquecedora que nos gustaría que la conocierais.

Estos jóvenes, preocupados por la realidad de pobreza existente en su comunidad y apoyados por la comunidad de las Hermanas Carmelitas de la Enseñanza Misioneras con las que estamos en Cobán, captan familias con niños y niñas en estado de desnutrición y les proporcionan consulta médica mensual, orientación, medicamentos y alimentación necesaria para su recuperación.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es