Archivojulio 2017

1
Volunteers activities at Saint Marcellin School in Bangladesh
2
Recta final en Kenia
3
De los nacederos al ojo de agua
4
KATHAL or JACK FRUIT, the national fruit of Bangladesh
5
15 días en Mozambique
6
ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final
7
El misterio de la luz
8
Visita a Patzún
9
Nuestras primeras clases de inglés, informática, juegos y manualidades con l@s niñ@s de Giasnogor
10
Visita al pueblo de Sonachora

Volunteers activities at Saint Marcellin School in Bangladesh

En esta entrada queremos haceros llegar nuestro día a día con l@s niñ@s del Saint Marcellin School. Antes de nada, nos gustaría reseñar la mayoría procede de familias que trabajan en los Tea Gardens que rodean la finca donde se ubica el Colegio.

Respecto a nosotr@s como voluntari@s, nos solemos levantar temprano, hacia las 6 de la mañana, para rezar en comunidad junto con los HH. Maristas en una capilla pequeña pero muy bien apañada, y dos días a la semana celebramos misa con l@s niñ@s de la escuela en la capilla grande, situada en el hostel de las niñas, y a la que acude el padre Joseph de la congregación del Holy Cross en una de ellas, mientras que la otra la celebran los propis HH. Maristas.

Posteriormente, desayunamos en Comunidad y siempre con el buen humor presente y charlas amenas sobre temas muy diversos ya que les bombardeamos a preguntar con nuestras curiosidades, lo que da lugar a que los HH. nos hagan llegar gran cantidad de información valiosa sobre la cultura, costumbres y las gentes de este maravilloso país.

Leer Más

Recta final en Kenia

El tiempo pasa volando cuando está siendo increíble. Parece mentira, pero ya casi estamos en la recta final de nuestro voluntariado. Están siendo unas semanas muy enriquecedoras compartiendo momentos en el colegio de secundaria con las alumnas, profesorado y hermanas del Verbo Encarnado, pero también conociendo un poquito mejor este país tan maravilloso y a su gente.

Desde el primer momento nos sentimos muy bien recibidos y acogidos. En Kenia la gente es muy amable, casi todo el mundo por la calle nos va saludando, y nos sorprende la confianza que depositan en los demás. A lo largo de la carretera sueles encontrarte con muchísimos puestos de comida, plantas, muebles, carbón, … y muchos de ellos dejan las cosas ahí, de un día para otro, confiando plenamente en que va a seguir allí al día siguiente como así sucede. Muchas de las frutas y verduras que venden las cultivan en su “shamba”, es muy normal que al lado de cada casa tengan un terreno donde plantar maíces, repollo, tomates, … y tener animales, incluso aquí en el colegio lo tienen, así mucha de la comida que comen tanto en la comunidad de hermanas como las alumnas proviene de ahí, ¡más fresca y natural imposible!.

Leer Más

De los nacederos al ojo de agua

Al sur de municipio de Uspantán y del departamento de El Quiché, se encuentra el cantón Chitac. La brecha que llega hasta el corazón de este pequeño caserío es practicable para conductores experimentados en todoterrenos o moto. Después de 45 minutos se llega a una gran olla rodeada de altas montañas. Me cuentan que una parte de la aldea se encuentra en el departamento de Salamá, en el municipio de Cubulco. Por todas partes se encuentran nacimientos de agua, abundantes tras un invierno lluvioso, que ha roto la tendencia seca de los últimos años. Al lado del camino se ve la tubería que debería llevar agua a los cantones del valle, pero que está reventada por errores de cálculo de presiones. Mientras en muchas casas los grifos están secos, aquí hay que echar mano de las botas de hule para cualquier paseo.

El profe Juan arriesga la vida cada día para dar clase a los 12 alumnos de Primaria; hay otros tantos de menos de 6 años que disfrutan de sus abuelos. La única ventana de la escuela es la puerta y el piso que fue de cemento presenta ahora tantos socavones como la carretera. A pesar de todo ello, los alumnos no dudan en pegar con todas sus fuerzas al balón en un campo de fútbol un tanto desnivelado.

Leer Más

KATHAL or JACK FRUIT, the national fruit of Bangladesh

Desde que llegamos a Bangladesh nos ha llamado la atención una fruta que colgaba de los árboles y que nunca antes la habíamos visto ni probado: el kathal.

El caso es que por las mañanas, los trabajadores de la finca dejaban en la casa de los HH.  esta fruta para degustarla y repartirla a l@s niñ@s de la escuela.

Resulta que a la acción de abrirlo y sacar el fruto, le llaman ‘kill the kathal’; lo cual consiste en cortarlo por la mitad e ir sacando cada pieza en la que está dividido la fruta que contiene por dentro de forma que la piel que la rodea se desecha y solo nos quedamos con el fruto, un fruto delicioso que contiene un haba que se guarda para su secado y cocinado posterior.

Por otro lado, como aquí no se desperdicia nada ya que la piel del kathal se le da de comer a las vacas y para ellas es un manjar delicioso para degustar, así como las semillas se guardan para cocinar.

Para nosotr@s, esta es de momento la fruta de este paraíso, junto con el delicioso mango, cuya dulzura y sabor nunca lo habíamos podido degustar antes. Todo un lujo para nosotr@s el poder saborear las frutas autóctonas que tan coloridas son y tan ricas nos saben.

Voluntari@s (Alberto, Esti, Javier y Sandra) CTM Bangladesh ONGD SED Ibérica

15 días en Mozambique

Después de dos semanas en Mozambique, tengo la certeza de que aún no controlo todo lo que pasa. Cada día trae una sorpresa, una novedad. Así ha sido en estos 15 días, repletos de cosas buenas.

Comenzamos dando clases en la Escuela Marista de Bilene: Portugués y Matemáticas, para no aventurarnos con otras materias; estas, por lo menos, sabemos que las dominamos. 70 alumnos por aula, tres alumnos en cada pupitre, un encerado de pizarra gastada, grandes deseos de aprender, un placer enorme en enseñar.

Las tardes traen siempre algo nuevo: un paseo, un baño en la laguna, una persona a la que aún no habíamos conocido, una visita a la casa de algún alumno de la escuela… “Monotonía” es una palabra que no existe por tierras mozambicanas.

Cuando llegamos a Bilene y vimos este lugar asentado a la orilla del Índico, las palabras desaparecieron y los ojos se abrieron de par en par. La arena blanca, el agua transparente y el marisco que, casi cada día, acaba en nuestro plato. Llegamos a pensar que esto no es un lugar real de la Tierra sino un salvapantallas de ordenador o una foto trucada del catálogo de una agencia de viajes. Verdaderamente, no encuentro ninguna razón para que nadie abandone un sitio así. Bueno, tal vez sí; esa palabra tan portuguesa que nos golpea el corazón: “saudade”.

Leer Más

ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final

La ONGD Marista SED, ha cumplido sus bodas de plata (Ministerio del Interior, el 17 de diciembre de 1992), coincidiendo con el bicentenario de la Institución Marista. A pesar de ser una ONG muy joven, está presente en más de 30 países de África, América Latina, Asia y Europa con un total de 380 obras sociales y cerca de 4.000 personas entre socios, colaboradores y voluntarios de nuestro país. La organización SED lleva a cabo, en todo el mundo, proyectos de características diversas, en contextos distintos y siendo fiel al significado de sus siglas: Solidaridad, Educación y Desarrollo.

En Khorogó, la tercera ciudad más grande de Costa de Marfil, la organización está trabajando desde hace muchos años. Allí, hace 25 años, la ONG colaboró en la construcción del colegio Marcellin Champagnat en el barrio Petit Paris, un centro educativo que cubre a 400 alumnos de primer ciclo de secundaria. En el año 2016, SED puso en marcha el proyecto de construcción de diez nuevas aulas y a partir del próximo mes de septiembre el centro ofrecerá el segundo ciclo de la etapa secundaria. De este modo, el centro educativo permitirá que sus alumnos puedan continuar sus estudios de secundaria sin tener que desplazarse y abriendo las puertas a 100 alumnos de nueva escolarización.

En Khorogó se realiza, durante el mes de julio, un campo de trabajo con jóvenes de distintas edades. Este campo de trabajo ha estado pilotado durante mucho tiempo por el Hermano Fede (Cullera) y también por el Hermano Fulgencio (Alicante) siendo ahora el Hermano Marista José Luís Elías (Algemesí) quién, después de haber vivido allí tantos años, ha tomado el relevo en la coordinación. En esta experiencia, colaboran actualmente nueve voluntarios, siendo cuatro los que participan por vez primera. Además, una enfermera y un estudiante, en último curso de medicina,cooperan conunas religiosas (Hermanas de la Anunciación, fundadas en Colombia) en Koni, un poblado situado a tan sólo 15 kilómetros de Khorogo. Este campo de trabajo empezó el 28 de junio y finalizará el próximo 22 de julio de 2017.

Leer Más

El misterio de la luz

06:00  Amanecemos en Chibulama. Una luz tenue proviene de la capilla de la comunidad en forma de cánticos ancestrales que nos conectan con las raíces de esta tierra, no importa lo desconocido del lenguaje (“ici bemba”, la lengua local de esta región de Zambia). Las voces nos transportan a un lugar común, a lo profundo, allá donde reside la verdad. Con esta energía comenzamos la mañana…

08:00  Partimos de la comunidad rumbo a la escuela. Cuarenta minutos en los que la luz se encuentra en la gente que nos cruzamos a lo largo de los caminos: niños que nos acompañan y nos toman de la mano, trabajadores que llevan su derecha al corazón para saludarnos, algunos –incluso- se dan unas palmadas afectuosas sobre él, como símbolo de bienvenida. Todos ellos dirigen su mirada hacia nosotros con gesto amable…

09:00  Llegamos a Twuayuka. El brillo aparece en las sabias reflexiones con que Mrs. Mulenga (directora de la escuela) nos recibe cada mañana. Hablamos acerca de la educación, de la vida en Zambia, del futuro… El sol deslumbra ya y allí están los niños. Ese interés mutuo de disfrutarnos, de descubrirnos, de respetarnos hace que las horas transcurran veloces entre danzas, pinturas y gestos cómplices…

13:00  De vuelta a la comunidad, compartimos nuestra mañana entre los alimentos que con tanto cariño ha preparado Katherine. El festival de color está en los platos, entre vegetales y salsas, y en las conversaciones, siempre sazonadas con un toque de buen humor.

Leer Más

Visita a Patzún

El sábado tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con nuestros compañeros de Patzún, Sergio y Tania. Después de tres autobuses y algún que otro conductor pariente de Fernando Alonso (la muerte se bajo en la primera parada, del miedo que tenía) pudimos abrazar a nuestros amigos.

Al volver al hogar los chicos habían preparado una velada muy especial por la despedida de los voluntarios estadounidenses. Nosotros también quisimos aportar nuestro granito de arena con una actuación improvisada sobre la marcha.

El domingo decidimos meternos en la cocina y preparar unas ricas tortillas españolas con pimientos para los chicos del hogar y de postre una rica magdalena. Los ingredientes los compramos en el mercado de Santa Apolonia, y como siempre, las gallinas del huerto se encargaron de proporcionarnos una buena cantidad de huevos.

Leer Más

Nuestras primeras clases de inglés, informática, juegos y manualidades con l@s niñ@s de Giasnogor

Estos días estamos comenzando a realizar nuestras primeras actividades con l@s niñ@s del Colegio.

En dichas actividades, lo que hacemos es tanto acompañar e impartir clases de inglés e informática con los Hermanos Martí y Eugenio, respectivamente, con las porfesoras, como Janet; así como preparar actividades lúdicas con l@s alumn@s, tales como juegos y manualidades.

Aquí os dejamos unas fotos para que podáis ver cómo disfrutan con las actividades y lo feliz que nos hace verles aprender y pasarlo bien.

Leer Más

Visita al pueblo de Sonachora

Ayer por la tarde tuvimos la gran suerte de que el Hermano Martí nos llevó a Sonachora, un pueblo cercano al Colegio de los HH. Maristas en Giasnogor, para conocer a un par de familias cuyas hijas acuden a la escuela que los HH. Maristas regentan aquí.

Además de poder comprobar en primera persona la amabilidad y cariñosa acogida de parte de estas gentes, cuya pobreza es notoria y acuciante, pudimos tener la oportunidad de visitar la iglesia que recientemente han inaugurado los sacerdotes del Holy Cross.

Al finalizar la misa, a la que acudieron las familias con sus mejores galas, vivimos en 1ª persona el bautizo de un par de niños cuyas familias les iniciaron en este rito cristiano.

Nos quedamos maravillados de cómo acogen a los extranjeros, de cómo ofrecen lo mejor que tienen y quieren agradar a los invitados. Es extraño como uno se puede sentir como en casa en medio de la selva del noreste de Bangladesh.

Solo nos queda decir un GRACIAS enorme por su acogida y por hacernos dejarnos compartir durante una tarde su cultura y tradiciones propias.

Voluntari@s (Alberto, Esti, Javier y Sandra) CTM ONGD SED Ibérica

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es