Unos días más tarde… en Bangladesh

A lo largo de esta semana hemos estado realizando una serie de manualidades por la tarde, justo después de la comida. Antes de entrar en la sala, ya puedes oír el bullicio que inunda el ambiente, simbolizando la espera y la excitación ante una nueva actividad.

Tras explicar y ellos comprender lo que tienen que realizar, la sala se llena con el silencio y la concentración que ellos y ellas ponen en dicha actividad esbozándose una amplia sonrisa en sus rostros. El tiempo vuela para nosotros y para ellos/as. Tras finalizar la actividad, ellos/as muestran orgullosos/as el resultado de la manualidad.

A continuación, se reparten por edades y sexos a jugar a diferentes deportes. El deporte no es un simple juego, en él se enseñan valores tan importantes como el respeto, la solidaridad… además de la importancia de trabajar en equipo para lograr un objetivo.

También añadir que aunque al principio tengamos algún reparo jugamos como ellos: ellos/as juegan descalzos.

Nos gustaría también hablar sobre nuestra pequeña observación en las clases cuando somos profesores de apoyo en las clases de inglés, en las que se percibe una gran diferencia entre el alumnado según su procedencia. Alumnas en las que se percibe una mayor soltura y extroversión, ya que ellas provienen de etnias matriarcales; y dependiendo del pueblo del que provengan tienen un nivel más avanzado de inglés al tener conexión radiofónica con programas en inglés.

¿Qué es lo que nos une con estos chicos y chicas que nos van a acompañar este verano?

¿Qué es lo que nos vamos a llevar de experiencia?

Esos son los deberes que tendremos que cumplimentar estas próximas semanas en Bangladesh.

Un Comentario

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es