Proyecto Fratelli, un oasis para más de 500 niños y niñas sirios refugiados en el Líbano

Desde octubre vivo en Rmaileh en comunidad con dos hermanos Maristas y dos de La Salle a parte de dos voluntarios más. Junto a una plantilla de 20 educadores y educadoras, llevamos a cabo el proyecto Fratelli. Un proyecto por y para los niños y niñas más vulnerables que viven en el Líbano. La mayoría, casi todos, refugiados sirios. Por el proyecto pasan cada semana, entre niños, niñas y jóvenes, unas 600 personas.

La actividad empieza a las 8:30 de la mañana, cuando arrancan las clases y dura hasta las 5:30 cuando se va el último grupo que viene a refuerzo escolar. Yo estoy por las mañanas con Preescolar dando apoyo a las educadoras. Además, los martes y jueves coordino el taller de costura que se ofrece a las familias.

Los sábados por la mañana trabajamos con los niños y niñas de los llamados shelters, campos de refugiados verticales. (En Líbano al no tener una gran extensión, muchos refugiados se han asentado en antiguos edificios abandonados o a medio construir). Con ellos hacemos actividades de tiempo libre, dinámicas con las que trabajamos valores y propiciamos espacios para que hablen y aprendan a relacionarse de una manera positiva ya que todos los niños y niñas que vienen al proyecto Fratelli viven en una situación muy vulnerable y han pasado situaciones muy difíciles y duras a causa de la guerra.

Esta experiencia no puede ser más positiva. Cada día es un nuevo reto y una nueva oportunidad para sacar lo mejor de mí misma. Estoy creciendo tanto personal como profesionalmente. Estudio Derecho y sin duda, esta experiencia me marcará profesionalmente.

Creo que es necesario que todos y todas, en la medida de nuestras posibilidades, actuemos y hagamos lo posible para cambiar si hay algo con lo que no estamos de acuerdo. Personalmente creo que es necesario y justo tener en cuenta a aquellas personas que simplemente buscan tener una vida mejor y dar a sus hijos e hijas un mejor futuro. Tal y como decía la carta del Papa Francisco en la Jornada Mundial de Migrantes y Refugiados, hay que acoger, proteger, promover e integrar, y eso es lo que hace proyecto Fratelli aquí en el Líbano.

Cuando conocí el proyecto, ya hace casi tres años, no me dejó indiferente y conforme iba pasando el tiempo lo tenía más claro, no puedo quedarme indiferente ante esta injusticia que veo y veía cada día desde casa. He de actuar de alguna forma, he de aportar mi granito de arena para hacer de este un mundo mejor, así que decidí venir por un año aquí y convivir día a día con aquellas personas que están intentando buscar una vida digna. Hay gente que viene al Líbano, otras que viajan a Grecia, otras hacen difusión de diversas iniciativas, otras ayudan económicamente… hay miles de maneras, quizás tantas como personas, y ninguna es mejor que otra, ya que todas son necesarias. Creo que lo importante es hacer algo, por pequeño que sea, para mejorar y dejar el mundo y la sociedad mejor de lo que está ahora.

 

Laura Gonzalvo, voluntaria de larga duración de SED en Líbano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es