Primera semana en Mozambique

Manhiça es una ciudad con mucha vida, de pequeños y variados negocios, donde podemos encontrar los productos típicos de la tierra. Se ven por cientos “chapas” (furgonetas reconvertidas en autobuses, en las que siempre cabe un pasajero más), mujeres que transportan productos en la cabeza, niños y niñas que van y vienen de la escuela, camiones que pasan con caña de azúcar… Todo esto es lo que nos cruzamos en nuestro trayecto diario a la escuela.
La escuela es grande y tiene muchos alumnos. A pesar de algunas dificultades, transmiten mucha felicidad. Todos aquellos con los que nos cruzamos son muy agradables con nosotras, facilitando que nos sintamos bien.
Compartimos comunidad con cuatro hermanos y dos aspirantes a maristas. Estamos viviendo como una familia. “Continuamos juntos”.
Voluntarias SED en Mozambique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es