¿Haciendo cosas pequeñas?

” Mucha gente pequeña,

en lugares pequeños,

haciendo cosas pequeñas.

puede cambiar EL MUNDO”

Finaliza nuestra estancia  CTM 2018 en Samac y nos vamos con sentimientos encontrados.

Con la tristeza de dejar atrás unos días de compartir alegrías, dificultades, conocer gente buena que te acoge con un cariño infinito, recibir sin ser consciente de dar nada a cambio, sufrir con los más necesitados, compartir…en definitiva, VIVIR.

Pero con la alegría de saber que no es un adiós definitivo, es un hasta pronto porque, sin duda, seguiremos en contacto todo el año y allí volveremos el verano que viene, a nuestra casa en “Guatelinda”.

Hemos visto y sentido como el trabajo silencioso, continuo, sin descanso de estas hermanas han tenido su fruto.

La educación es el único arma que podemos utilizar para que estas personas hagan valer su derecho a tener una vida digna.

La escuelita de Samac va saliendo adelante con mucho esfuerzo y a pesar de todos los obstáculos.

De una escuelita de madera, sin apenas luz y mucha humedad, letrinas por baño, sin agua potable ni lavabos para lavar las manos… pasamos a una escuelita digna de cualquier niño o niña que quiera aprender y crecer.

Una escuelita de “block” con grandes ventanales que, cuando el “pisto” lo permita, tendrá agua potable, un comedor y cocina limpios y ordenados, unos baños decentes con lavabos por donde correrá el agua… Con un espacio para alfabetización  y un dispensario donde las madres recibirán formación sobre higiene, alimentación y cuidado de sus hijos.

Queda mucho trabajo por hacer, pero tienen lo más importante, energía y amor a raudales que no les deja desfallecer. Caen y se levantan constantemente. Un verdadero ejemplo de que los sueños se pueden hacer realidad, solo tienes que soñarlo con fuerza.

¿GENTE peQueñA?

¿LUGARES peQueñoS?

¿COSAS pEqueÑas?

Nosotras pensamos que no. Son gente grande, de un gran corazón haciendo algo muy GRANDE: dar amor y dignidad a estas mujeres, niños y hombres que habitan en un lugar GRANDE de este pequeño planeta.

Si todos hiciéramos lo mismo, no estaríamos hablando de ello porque el mundo no tendría necesidad de cambios.

Gracias, gracias, gracias, gracias… por todo lo bueno que nos llevamos. Nos habéis hecho crecer por dentro y les llevaremos a todos los que quieran escucharnos eso que con vosotras hemos aprendido.

“QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA, SOLO DIOS BASTA”

Susana y Silvia

Voluntarias de SED en Guatemala

11 Comentarios

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es