Del oasis de esperanza a la Guatemala profunda

Hoy hemos dedicado la mañana a compartir con la comunidad de Panimaché 5º alto, uno de los cantones más alejados de Chichicastenango. En la escuelita de primaria de esta comunidad la ONGD SED tiene becados a 10 alumnos y alumnas.

No sabéis lo difícil que se me está haciendo escribir estas líneas, porque en apenas 30 km hemos pasado de un “oasis de esperanza y de historias de éxito y superación” que es el ITEC a la impotencia e indignación que te produce el ver la realidad de esta esta escuelita de la “Guatemala profunda” que es Panimaché.

Mientras las voluntarias Clara y Elvira hacían actividades y juegos con los 64 patojos y patojas de la escuela, nosotros nos reuníamos con el único profeso-director de la escuela (uno para 64 alumnos y alumnas de 6 cursos distintos) y los padres o madres de los 10 niños becados, para darles el dinero de la beca de SED de estos dos meses, a la vez que les repetíamos, de todas las maneras posibles, que apoyen la educación de sus hijos e hijas. Que al terminar la Primaria les dejen ir a la escuela de Secundaria y no los pongan a trabajar. El año pasado de todos los que terminaron 6º de Primaria solo uno pasó (con beca de SED) a la escuela de Secundaria.

Después nos hemos reunido con el COCODE (Comité Comunitario de Desarrollo, máxima autoridad de la comunidad) para explicarles cómo va el proyecto que habían pedido a la ONGD SED de una cancha de baloncesto para que los niños, niñas y jóvenes tengan un lugar para hacer deporte y pasar sus ratos de ocio. Las gestiones van muy avanzadas y es probable que en unos meses puedan empezar a construirla, con la colaboración de toda la comunidad. También nos han presentado otras necesidades en las que podremos colaborar una vez que las tengan concretadas y aprobadas por toda la comunidad.

Después hemos dado un paseo por la comunidad y hemos podido comprobar la dura situación en la que viven estas 194 familias.

Pese a estas duras condiciones en las que viven, esta comunidad es muy activa y trabajadora y va poco a poco mejorando sus condiciones de vida a fuerza de mucho trabajo y de las pequeñas ayudas que les van llegando de instituciones como la ONGD SED o los Hermanos Maristas a través del ITEC de Chichicastenango.

Al marchar de la comunidad te surgen dos sentimientos encontrado. Por un lado la admiración y el respeto hacia estas personas que siguen trabajan sin rendirse para salir adelante. Y por otro el sentimiento de indignación y de injusticia ante estas situaciones de tanta desigualdad simplemente por el hecho de haber nacido en el lado obscuro de la moneda.

Y lo que si te queda muy claro es que no puedes mirar hacia otro lado e ignorar estas desigualdades, porque seguro que algo podemos hacer para cambiarlas, al menos la de alguna o algunas personas.

 

Antonio Tejedor, Voluntario de SED en Guatemala

Fotos: Ignacio Vasserot

Un Comentario

Deja un comentario
  • Claro que se puede hacer.
    Aunque solo un niño pase a Secundaria merece la pena.
    Nosotras vivimos una realidad similar en Cobán y es necesario hacer algo.
    ¡Estamos en el siglo XXI!
    El cariño y agradecimiento que estas familias muestran por el solo hecho de dedicarles una sonrisa, un abrazo, un compartir…no se paga con nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es