CTM 2017 de Roboré, Bolivia

Es una verdadera suerte poder participar en un Campo de Trabajo y Misión Marista. Este año, el de Roboré ha cumplido su decimoprimer aniversario. Hasta que el voluntario no llega a pie de campo, no es plenamente consciente de todo el trabajo y cuánta gente ha estado implicada durante estos años para que pueda salir adelante.

El CTM trata de un proyecto de becas para niños de 15 a 17 años, para que puedan ir al Colegio Marista Sagrados Corazones de Roboré, situado a una distancia entre 8 y 15 kilómetros desde las tres comunidades en las que viven: San Pedro, Limones y Los Sotos. Estos alumnos cursan por la mañana la Educación Secundaria, y por la tarde un Ciclo de Formación Profesional. La beca que reciben incluye el material escolar, el transporte y el comedor.

 

 

 

 

 

 

Son varias las tareas que realizan los voluntarios que participan en este CTM. Durante la duración del mismo, reparten su estancia entre las tres comunidades, conviven con las familias, desayunan y almuerzan con ellos mientras comparten sus preocupaciones.  A menudo, están relacionadas con sus hijos becados, puesto que a la mayoría les gustaría que pudieran dedicarse a un trabajo diferente al suyo (casi siempre relacionado con la agricultura y la ganadería) y que la formación pudieran emplearla luego en su propia comunidad, etc. En esa convivencia, muestran a los voluntarios un respeto, humanidad y sencillez que se hacen imborrables.

Otra de las tareas que tenemos allí los voluntarios consiste en la supervisión y acompañamiento de los chicos becados. Se imparten sesiones de formación (este verano en referencia al autoconocimiento, la autoestima las relaciones personales, así como el uso correcto de redes sociales) y se les hace un acompañamiento para conocer más de cerca cómo se encuentran durante el curso, saber sus calificaciones académicas y las dificultades que encuentran en las asignaturas, ser partícipes de su situación familiar…etc. Además, siempre se está pendiente de saber y conocer cuáles van a ser los próximos alumnos que se van a iniciar en las becas.

Igualmente, se realizan juegos, canciones y talleres (sobre todo manualidades), para los niños que aún están en las escuelitas de las comunidades en las etapas de educación infantil y primaria. A la vez, las mamás de estos niños, también participan de talleres y charlamos con ellas mientras compartimos un rico café. Este momento es un tiempo de participación, ocio y convivencia entre ellos.
Los fines de semana se aprovechan para poder visitar lugares en la naturaleza próximos a las comunidades, haciendo excursiones con las madres y con los chicos becados. Es un momento óptimo para continuar estrechando los

Todas las tareas que realizamos los voluntarios son importantes, pero aún si cabe, hay que destacar el poder compartir con los Hermanos Maristas en el Colegio de Roboré, los fines de semana  que no estamos en las comunidades. No se olvidan los maravillosos relatos de Vidal, Jesús y Mitsuaki. Son muchos los años de vivencia en Bolivia, mucho el cariño y afecto, mucha su generosidad sencilla y discreta. Hacen que cada día los voluntarios valoremos su maravillosa labor, que nos guía para intentar ser mejores personas. Es un privilegio para nosotros convivir con ellos, compartir la casa, las oraciones, la mesa y ratitos de reflexión juntos en el porche. Nos quedan grabados en el corazón todos esos momentos.

Resumiendo la experiencia en el Campo de Trabajo y Misión Marista en Roboré, las palabras se quedan cortas para describir lo vivido por el grupo de voluntarios que acude cada año. Somos conscientes de la infinidad de personas que Dios pone en el camino para que nos sintamos instrumento con el carisma de Marcelino: hermanos, comunarios, becados, catequistas, profesores, padres y madres, niños…etc. Es una experiencia que no se termina de entender hasta que no se está allí, es una experiencia que no termina allí, sino que continúa una vez que vuelves a España, es una experiencia para vivir.

 

Rocío Cardesa Cabrera, Luis Alberto Illán de la Cruz y María del Mar Buendía Palomino, voluntarios de SED en Bolivia

Un Comentario

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es