Testimonios

1
¿Que se necesita para ir de voluntario a África?
2
Lo que la hermana Elise no verá
3
Exposición Fotográfica Solidaria
4
Bolivia y la alegría del Evangelio
5
Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda
6
Ponerle puertas al campo. Maristas Moulovibazar
7
¡Felicidades por el libro de Cuaresma y Pascua 2014 de SED!
8
Visita de nuestro Hermano mayor

¿Que se necesita para ir de voluntario a África?

 

 

 

Esta es una pregunta que algunas la verbalizan y otros se quedan con ella en el corazón. Desde mi experiencia os diré que no son héroes. Son jóvenes y no tan jóvenes que necesitan al menos tres cualidades: generosidad personal. Tener ganas de hacer algo gratuitamente por los demás. Ser tolerante. Vivimos un mes en comunidad entre nosotros, las 24 horas del día. Y ser austeros en el comer, en el beber, en el vivir en general. Allí no se puede necesitar la coca-cola, el Kechu, ni decir esto no me gusta. ¿Y el idioma? En Africa los niños hablan todos los idiomas. Aquí se habla el idioma del corazón que es universal. Y para mí vivir esta experiencia con personas con las que he sido su director, su jefe de estudio, su profesor, es algo por lo que doy gracias a Dios todos los días. Se vive y queda para siempre una relación de fraternidad. Ver alumnos tuyos de una generosidad de entrega hasta caer rendidos. Ver alguno llorar de pena ante algún niño poliomilítico… Es incríble. En la vida del voluntario hay un antes y un después.

 

H.Pencho

(Maristas Alicante)

11270312_10206762613764911_2057547038403795121_o 10984588_10206762608524780_3706894419931788017_o 11426798_10206762603964666_5261598466885639301_o 11423391_10206762601284599_4234383348109589439_o 11052460_10206762602804637_4216580070016042653_n 1053122_10206762600004567_2588276656979718336_o

 

 

Lo que la hermana Elise no verá

Horqueta es una cuadrícula de casas, calles y árboles frondosos. Paraguas verdes que no solo dan sombra sino que atemperan el calor furioso que cae sin piedad sobre este norte paraguayo. A este pueblo grande llegaron hace ya varias décadas los maristas, empeñados, como siempre, en eso de educar. ¡Qué gran manía la de esta gente!

Por la mañana, a eso de las nueve, ya hervían las piedras de la plaza del pueblo. Al rato, varias docenas de adolescentes se reunían en los locales del colegio marista. A navegar. Sí, es el nombre del proyecto de pastoral, con tres años de seguimiento, de preparación, de formación, de ahondar en la experiencia de Dios no perdiendo nunca el contacto con la realidad más pobre de este Paraguay de grandes macroeconomías y de débiles microeconomías.

Y débiles, muy débiles son las situaciones de chicas como Deysi, Guadalupe, Adriana o Suleima. Vienen de lejos, de muy lejos, poblados perdidos, algunos en la frontera con Brasil, otros en mitad de ese Chaco que no existe para tantos paraguayos, ese inmenso territorio de dolor y escasez al oeste del río Paraguay. Ellas viven en el internado que construyó la png SED. Lo comenzaron los maristas y lo continúan las monjas de María Inmaculada. La hermana Elise, una peruana con cincuenta años de monja a sus espaldas, me habla de que hay que luchar en una sociedad machista, ruda y hondamente machista, por la educación, por la liberación de las mujeres a través de la educación. De ahí la importancia de estos internados. Y las chicas nos cuentan sus sueños, salir de las estancias semiesclavistas, estudiar, trabajar, llegar a algo. Un trabajo, un futuro, una vida….Ay, quién sabe. La hermana Elise me cuenta que a lo mejor ella no lo verá. Pero hay que seguir escribiendo educación en femenino y plural. No hay más remedio. Ese es el remedio.

por Ricardo Olmedo (TVE)

Exposición Fotográfica Solidaria

Iniciativa del grupo “Proyecto Bolivia” que persigue, con este tipo de actividades, concienciar a la sociedad de la necesidad de justicia social en todo el mundo, de solidaridad, de compromiso con los más necesitados.
Las fotografías que se exponen recogen las experiencias del Campo Misión 2014 en Comarapa y la Siberia Boliviana, durante los meses de julio y agosto.

Bolivia y la alegría del Evangelio

Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá la puerta. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y se abrirá la puerta al que llama. (Mt 7, 7-8)

Tras seis años formando parte de un grupo misionero y cuatro veranos viajando a Bolivia como voluntario con la ONGD SED (Solidaridad, Educación y Desarrollo), encuentro en el anterior pasaje bíblico la esencia de lo que en mi vida ha supuesto y supone esta opción por los “favoritos” de Jesús.

Trasladándome a los comienzos de mi inquietud misionera, me encuentro ante una realidad que me inquieta y en la que constantemente busco mi sitio, llenando de preguntas mis momentos de oración. Es entonces cuando a través de la ONGD SED y de mi colegio Maristas, me invitan al primer encuentro misionero al que asisto donde una nueva realidad se abre ante mis ojos. Desde entonces, y tras un Sí lleno de dudas, comienzo a viajar a Bolivia donde Dios me tenía preparado uno de los mejores tesoros de mi vida.

En San José de Chiquitos y en sus comunidades he tenido la oportunidad de vivir la humildad del que sin tener poco o nada es rico en otras muchas cosas. Allí la experiencia de Dios se hace tangible diariamente a través de la alegría de sentirse familia en las distintas comunidades indígenas, más aun con el paso de los años, y de compartir con las comunidades de laicos y hermanos que nos reciben.

El qué hacemos es lo de menos, dejando paso a lo verdaderamente importante para nosotros que no es otra cosa que ESTAR. A través de los talleres, la alfabetización de adultos, el apoyo escolar, las campañas de higiene, las excursiones, las catequesis y celebraciones, etc., que ofrecemos a los comunarios, lo que verdaderamente pretendemos es hacernos presentes, estar junto a ellos, estar como ellos y empaparnos de la alegría de vivir el evangelio desde la mirada de los que lo hacen vida. Para mí, como laico Marista, la presencia siempre ha tenido un valor muy importante y es en mi experiencia misionera donde más he podido experimentar lo importante de este carisma.

La experiencia vivida en estos años supera con creces todo lo que pudiera haber imaginado en algún momento de mi vida llevando a sentirme realmente pleno y feliz con lo que hacía en cada momento estando en Bolivia. Esa es la magia del ser misionero, descubrir la felicidad a través del servicio a los demás. Esto hace que las dificultades que se encuentren en el camino, como la aceptación de tu opción por parte de la familia, pase de ser una negativa ante un posible viaje a una aceptación de la realidad y las experiencias que vivimos allí ya que, ¿qué madre, padre, esposa o amigos no quieren que hagas algo que te hace sentir y transmitir felicidad y alegría?

El evangelio nos invita a ser personas con un corazón compasivo, huyendo del compadecer y transformándolo en PADECER CON. Es en esta experiencia en la que, quitando lo accesorio de nuestras vidas, al ponernos en manos de Dios y al servicio de los demás encontraremos la verdadera alegría de anunciar y vivir el evangelio.

José A. Paredes Moreno

Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda

ALGUNAS PERSONAS QUIEREN QUE ALGO OCURRA, OTRAS SUEÑAN CON QUE PASARÁ , OTRAS HACEN QUE SUCEDA.

Con está palabras terminó Marta Fernández Cueto su presentación a sus compañeros del profesorado del Colegio San José del Parque de su experiencia de Campo de trabajo en El Salvador de este verano.

Con admiración y un poco (o mucha) envidia escuchamos el relato de su experiencia que brotaba del corazón y que nos iba descubriendo lo más valioso de la misma: el poder compartir de persona a persona la realidad dura, pero feliz de las personas de la colonia de Santa Anita.

“Nos recibieron con todo cariño y al cabo de unos días éramos de su familia y ellas de la mía.”

“¿Qué hicimos? … lo más importante escucharles y compartir sus realidad y sus vidas.”

“Entrevisté a los becarios de SED para que dijeran algo a SED, y yo les incitaba a que pidieran por ejemplo a SED becas para la universidad…, pero no fui capaz de sacar de su boca otra palabra que: GRACIAS SED.”

“¿Qué nos llevamos? Mucho más de lo que pudimos dar. Aprender a vivir con poco. Disfrutar de la gente. Empaparnos de su gente y de sus vivencias. Contagiarnos de su felicidad. Valorar lo que tenemos, que sin duda es muchísimo más que lo que tienen ellos.”

” Y sobre todo: Conocer el peso de un grano de arena.

“Animaros a participar en Campos de Trabajo de SED. Seguro que yo volveré.”

Ponerle puertas al campo. Maristas Moulovibazar

Esta mañana le hemos estado poniendo puertas al campo. Después de comprar el terreno, con mucho esfuerzo y con la ayuda de muchísima gente buena, hemos construido una tapia alrededor, también con el mismo esfuerzo y las mismas ayudas de personas buenas, (buena parte de estas ayudas canalizada a traves de SED)

putting the gate

putting the gate

. Hoy tocaba poner la puerta. Confieso que a mí no me causa una emoción especial poner una puerta en mitad del campo para señalar hasta dónde llega “nuestro dominio”, pero reconozco que es necesario hacerlo y que, además, en la cultura bengalí constituye un hito importante. Dicen que la principal condición para poder abrir una puerta es que esté cerrada; en este sentido a mi me gustaría que nuestra puerta fuera imposible de abrir por la sencilla razón de que estará abierta todo el tiempo; de alguna manera la puerta de la finca será un símbolo de la puerta de nuestro corazón. Abierta a los muchachos y muchachas de las plantaciones de té; abierta a los jóvenes de las comunidades tribales de la zona y de las comunidades musulmana e hindú; abierta a los pobres de

la zona; abierta a los profesores que deseen ayuda pedagógica y profesional; abierta a quienes quieran profundizar en la protección de los menores; abierta a las autoridades locales que deseen trabajar por los derechos y el bienestar de los trabajadores del té. Pero nuestra puerta estará cerrada a la exclusión y a la discriminación de las personas; cerrada a quienes vengan sólo buscando “una escuela prestigiosa”. Como ves, hemos puesto el anagrama de María en la puerta para que todo el mundo sepa quién es la verdadera directora de la escuela.

¡Felicidades por el libro de Cuaresma y Pascua 2014 de SED!

¡Feliz Pascua de Resurrección!
No quería dejar pasar el momento de felicitaros no sólo la Pascua sino también por el libro de Cuaresma de este año de SED.
Ha sido un verdadero camino cuaresmal, estaba lleno de momentos de vida compartida, de hermanos o laicos que viven quizá muy lejos y que nos comunican sus esperanzas y retos, sus dificultades y alegrías, sus descubrimientos y sus interrogantes, de forma sencilla, clara, directa e intentan, a mi parecer de forma magistral, acercarnos a su realidad, para que la conozcamos y reconozcamos en ellos esa parte de nosotros mismos que quiere seguirlos.
Estoy convencida de que amamos lo que conocemos. Gracias por la oportunidad de conocer tan diversas realidades y poder ser juntos para el mundo.
Me imagino que de sobra sabréis el buen material que encierran sus páginas, pero de verdad, quería compartirlo con vosotros.
¡Enhorabuena!
Un abrazo.
Anabel.

Visita de nuestro Hermano mayor

 

El Hermano Juan Castro, nuestro Superior de Distrito, ha venido a visitarnos a Srimongol. Le hemos llevado a Teliapara, uno de los poblados tribales (punji) y a nuestra parcela en Gyasnogor donde se emplaza nuestro proyecto y nuestra futura escuela con la ayuda de SED. Ha visto con sus propios ojos a la gente para la que trabajamos, ha hablado con ellos, entrado en sus casas, comido su comida y rezado con ellos. Nos ha traído en su maleta apoyo, amistad, fraternidad y toda clase de bendiciones. Gracias, Juan, por ser nuestro hermano “mayor”. Que Dios te bendiga a ti y a los niños cuya pobreza has podido tocar con

tus propias manos durante estos breves días. Y también a todos los que desde SED se acuerdan de nosotros, rezan por nosotros y contribuyen económicamente para que esto vaya adelante.

visita juan abril 2014 (2) brac school2 teliapara (10) teliapara (7) teliapara (16)

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es