SED Mediterránea

1
Encuentro de voluntariado en Guadix
2
Una voluntaria de SED participa en Congreso Comunicación y Salud
3
Un abrazo sincero es hablar desde el corazón
4
Un regalo de Dios
5
La alegría de compartir
6
Somos instrumentos en manos de Dios
7
La semilla de Dios sigue creciendo
8
ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final
9
CTM Korhogó 2017
10
“Para educar hay que amar”, San Marcelino Champagnat

Encuentro de voluntariado en Guadix

Un fin de semana intenso. Ríos que confluyen en Guadix desde distintas geografías. Solos, en grupos, en coche, en bus… grupos de voluntarios y voluntarias se van encontrando.

Son corrientes de solidaridad que alimentan y nutren el voluntariado de SED en la provincia de Mediterránea. En cada uno de ellos y de ellas, nació un manantial fecundo fruto de su voluntad de mejorar el mundo. Un manantial de solidaridad que fertiliza el mundo que les rodea.

La familia, el colegio, el trabajo de cada uno de ellos se ha impregnado de una opción de vida: Son Voluntarios. La fuerza de esta corriente vital les lleva a incluso a traspasar fronteras y expandir su compromiso por distintos países buscando que en diversas ciudades, en múltiples aldeas, se respire un nuevo aire de fraternidad que ayude a mucha gente a recobrar la esperanza y a esbozar una sonrisa aún en medio de sus dificultades diarias.

Leer Más

Una voluntaria de SED participa en Congreso Comunicación y Salud

Una voluntaria de la ONGD SED (Solidaridad, Educación y Desarrollo) está participando en el XXVIII Congreso “Comunicación y Salud” que se está desarrollando estos días en Córdoba y que está centrado en la difusión de la actividad, trayectoria y experiencias de profesionales del ámbito sanitario.

Se trata de Adoración Muñoz, una enfermera del Servicio Andaluz de Salud (SAS), con más de tres décadas en el área de Atención Primaria y que desarrolla su labor profesional en Córdoba. “Estoy en contacto directo con los pacientes, con las familias, recorriendo con muchos de ellos parte de su vida, de sus proyectos, de sus enfermedades y de su muerte”, ha explicado la enfermera.

Muñoz lleva tres años como voluntaria de la ONG SED, una nueva aventura personal y profesional que ha sido posible gracias a los Campos de Trabajo y Misión de Maristas. Según ella misma define, es una oportunidad “de conocer tierras africanas, concretamente, Costa de Marfil. África es un continente mágico, que una vez que lo has pisado, te enamora y te toca el corazón”. Y, en este congreso, ha expuesto su experiencia a través de un relato, imágenes y un vídeo.

Leer Más

Un abrazo sincero es hablar desde el corazón

Desde que llegamos a Bolivia hemos experimentado muchas sensaciones y vivido muchos momentos, pero ¿Qué sería de todas esas sensaciones y momentos sin los abrazos?

Aquí hemos podido parar a darle todo el significado a este gesto. El abrazo nos conecta directamente con la persona a la que abrazamos, y esto nos hace no poder sentirnos uno sino dos. Sentir lo que la otra persona lleva dentro, celebrar su alegría, cargar con su cruz o compartir su desconcierto.

Desde nuestra última carta han pasado muchas cosas y hemos experimentado muchos tipos de abrazos:

Abrazos de bienvenida

¡Qué bonito recibir a los voluntarios del CTM! Qué sensación esa de tenerlos cerca y saber que viviríamos la maravillosa aventura de perdernos, jugar, llorar, celebrar… en nuestras queridas comunidades de Ipias, Ramada, Entre Ríos, Buena Vista y San Juan. Ese abrazo de bienvenida también está cargado de la esperanza de que un mundo mejor es posible, esa conexión hace sentir que ya nada será igual entre nosotros.

Leer Más

Un regalo de Dios

Ayer viernes finalizó nuestra presencia física en Astillero. Desde el pasado 17 de julio hemos compartido nuestras vidas con la comunidad campesina ¡¡ que gran regalo!! Nos despedimos de esta comunidad a la que ya le tenemos hecho un huequito en nuestro corazón. Ha sido mucho más lo recibido que lo que humildemente hemos podido aportar.
Esta última semana ha coincidido con el inicio de las obras de la nueva escuelita, un proyecto de nuestra ONGD SED, que esperemos esté terminada para el inicio del nuevo curso escolar aquí en Bolivia (febrero). Una construcción que permitirá a los alumnos y profesores de la comunidad pasar curso en un lugar digno.

Leer Más

La alegría de compartir

Otra semana que termina. Esta ha sido distinta a las anteriores, pues nos ha tocado vivir aquí las fiestas de la patria Boliviana y sorprende ver ese sentido patrio y el orgullo con que llevan su bandera. Por estos días feriados, todo el grupo hemos tenido una semana de convivencia.

El martes Santo Domingo, los padres dominicos nos invitaron a compartir con ellos el almuerzo; el miércoles fiesta en Astilleros. La catequesis impartida por Carlos y Javier, dio sus frutos. Subimos con el padresito Alfonso que celebró, en español y quechua, un total de 35 entre bautizos y comuniones de bebos, niños, adolescentes y bastantes adultos y tuvimos un precioso día de convivencia con las familias de aquellas comunidades campesinas.

Leer Más

Somos instrumentos en manos de Dios

La semana que finalizó ayer la comenzamos como lo que somos, seres humanos, y tuvimos que retrasar al martes nuestra subida a la comunidad por la debilidad de nuestros cuerpos. Debilidad que nos ha hecho más explícita la fuerza del Espíritu a través de la atención y cuidado de los miembros del grupo, de la amabilidad de cada una de las familias que nos acoge, de los grandes esfuerzos de los campesinos en su potrero o la infinita energía de los niños en cualquier condición.

Por otro lado hemos tenido una semana de poca actividad. Sin duda, podrían venir preguntas como ¿Qué hacemos aquí? ¿Cuál es nuestra labor en medio de esta tranquilidad? Pero no, por el contrario, cada momento se engrandece: una conversación en una casa es un gran signo de alegría, un gesto de un niño de dos años al retirarnos el plato de comida se convierte en la mayor señal de que el Amor de Dios está aquí en medio de esta comunidad.

Leer Más

La semilla de Dios sigue creciendo

Finalizada la primera semana en la comunidad de Astilleros y dispuestos para una nueva.
La experiencia está siendo muy enriquecedora y los nuevos, Carlos y Blanca se han integrado perfectamente con los chicos de la comunidad. Su trabajo con ellos, pero sobre todo su presencia hace que la tarde con los más peques esté llena de luz.

Las caras, los gestos, las miradas, las sonrisas son semillas de Dios en un entorno nada fácil.
Esta semana iniciaremos la catequesis de bautizo y primera comunión con 5 de los chicos de la comunidad. Otra oportunidad para mostrar a los más pequeños cuanto los quiere Dios.
Por su parte Mati, en Comarapa, sigue aportando todo lo que lleva dentro a los chicos del internado, con su apoyo no sólo en los estudios, sino también en el rato de oración al acabar el día.
La semana promete y esperemos vivirla tan intensamente como la que estamos dejando.

Un abrazo fraterno para todos.

 

Javier García

ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final

La ONGD Marista SED, ha cumplido sus bodas de plata (Ministerio del Interior, el 17 de diciembre de 1992), coincidiendo con el bicentenario de la Institución Marista. A pesar de ser una ONG muy joven, está presente en más de 30 países de África, América Latina, Asia y Europa con un total de 380 obras sociales y cerca de 4.000 personas entre socios, colaboradores y voluntarios de nuestro país. La organización SED lleva a cabo, en todo el mundo, proyectos de características diversas, en contextos distintos y siendo fiel al significado de sus siglas: Solidaridad, Educación y Desarrollo.

En Khorogó, la tercera ciudad más grande de Costa de Marfil, la organización está trabajando desde hace muchos años. Allí, hace 25 años, la ONG colaboró en la construcción del colegio Marcellin Champagnat en el barrio Petit Paris, un centro educativo que cubre a 400 alumnos de primer ciclo de secundaria. En el año 2016, SED puso en marcha el proyecto de construcción de diez nuevas aulas y a partir del próximo mes de septiembre el centro ofrecerá el segundo ciclo de la etapa secundaria. De este modo, el centro educativo permitirá que sus alumnos puedan continuar sus estudios de secundaria sin tener que desplazarse y abriendo las puertas a 100 alumnos de nueva escolarización.

En Khorogó se realiza, durante el mes de julio, un campo de trabajo con jóvenes de distintas edades. Este campo de trabajo ha estado pilotado durante mucho tiempo por el Hermano Fede (Cullera) y también por el Hermano Fulgencio (Alicante) siendo ahora el Hermano Marista José Luís Elías (Algemesí) quién, después de haber vivido allí tantos años, ha tomado el relevo en la coordinación. En esta experiencia, colaboran actualmente nueve voluntarios, siendo cuatro los que participan por vez primera. Además, una enfermera y un estudiante, en último curso de medicina,cooperan conunas religiosas (Hermanas de la Anunciación, fundadas en Colombia) en Koni, un poblado situado a tan sólo 15 kilómetros de Khorogo. Este campo de trabajo empezó el 28 de junio y finalizará el próximo 22 de julio de 2017.

Leer Más

CTM Korhogó 2017

Tormenta tropical, carreteras sin asfaltar, mujeres trabajando, niños jugando y sonrisas, muchas sonrisas fue lo que nos encontramos al llegar a África. Tras dos días de viaje y con muchas ganas acumuladas, empezamos nuestra misión. Primero realizamos talleres de formación a los monitores, la mayoría jóvenes alumnos del Champagnat.

El lunes, comenzó la colonia; empezaron a llegar niños de entre 6 y 14 años y si nosotros teníamos ganas, ellos tenían aún más! Abrazos, cariño y muchas más sonrisas vinieron con ellos. Todas las mañanas empezábamos con bailes y una animación todos juntos: niños, monitores, voluntarios… y tras la oración empezaban las actividades. Talleres de danza, deporte, manualidades, cine y periódico a los que los niños, divididos por grupos, acudían de manera rotativa. Al finalizar la mañana, entonando sus cánticos y gritos de guerra, se dirigían por grupos a la cantina, donde no existía un “no me gusta” o un “no quiero más”; además el día de suerte tocaba el delicioso attieké, un plato típico del que se sienten —y con razón— muy orgullosos.

Las tardes las destinamos a los monitores, impartiendo para ellos cursos de informática y primeros auxilios, en los que nos demostraron una vez más todo el interés que tienen por mejorar. A su vez, trabajamos en el mantenimiento de las aulas del cole, limpiando, lijando y pintando mesas.
La colonia acabó con una gran gymkhana, alguna que otra lagrimilla y mucho mucho cariño.
A su vez, dos de nuestros compañeros estuvieron en el centro sanitario de Koni donde convivieron con las Hermanitas de la Anunciación, quienes desarrollan en este lugar su labor de servicio . Fue una experiencia en la que, además de vivir desde dentro la sanidad africana, conocieron un poco mejor la cultura, las riquezas y algunas de las necesidades del poblado.

Por último, realizamos una “minicolonia” en el poblado de Klokakaha. Allí nos encontramos con una realidad más humilde aún, con niños cargados de alegria, cariño y ganas de jugar, aunque la timidez apareciera en los primeros momentos. Nuestra ilusión, así como la de los monitores locales hicieron posibles juegos, manualidades, talleres de formación en salud, bailes, canciones…, que hicieron disfrutar desde los más pequeños a los mayores de otra preciosa experiencia.

Ahora, con el cansancio de estas semanas en el cuerpo, pero repletos de vida compartida, exprimimos nuestros últimos momentos en Korhogó; ratos de despedidas, de recordar anécdotas y de disfrutar, juntos como familia, de cada instante que nos queda.

Voluntari@s SED en Korhogó, Costa de Marfil 

“Para educar hay que amar”, San Marcelino Champagnat

Cuando el pasado 20 de enero nos decían “el tiempo pasa volando y ya mismo estáis de vuelta”, no sabemos si pretendían aliviar nuestra sensación de dejar atrás mucho, o autoconvencerse ellos mismos de que quedaba menos para volver a tenernos en casa. Lo cierto es que ahora, que ya hemos pasado el ecuador de la experiencia, sentir lo rápido que avanzan los días nos produce un vértigo que al mismo tiempo nos hace sentir satisfechos por cómo estamos exprimiendo nuestros días, y nos provoca cierto desasosiego por sentir que queremos más, y que aún nos queda mucho por descubrir y vivir acá en nuestra otra casa.

En este tiempo estamos aprendiendo a amar todo lo que nos rodea, incluso lo que no nos gusta tanto, pero como dijo Marcelino “Para educar hay que amar” y esto incluye, no sólo amar a nuestras/os niñas/os, también amar todo lo que rodea a cada uno de ellos. Amar todas y cada una de las valencias que vemos, amar los silencios, incluso las malas respuestas, los miedos y las inseguridades, amarlos porque comprendes, que detrás de un niño que pelea con sus compañeros o una joven que da una mala respuesta hay una persona que busca el consuelo y cariño que le falta en su hogar. Amar, en definitiva, amar su realidad y la que nos transmiten con cada uno de sus actos.

Amamos “nuestro” pueblo. En este tiempo hemos podido compartir momentos importantes para San José de Chiquitos. Momentos que sin duda nos han acercado a su gente, a su vivir y a formar parte de sus costumbres. El carnaval con su fiesta y ruido, la Semana Santa cargada de religiosidad y devoción, la Fiesta del primero de mayo con sus inconfundibles Abuelos que guardan y veneran al Patrón San José, el Corpus Christi… Folklore, júbilo y tradición que nos han ayudado a compartir, descubrir y aprender aún más de esta tierra que ya sentimos como propia.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es