CTM Mozambique

1
Manhiça, última semana
2
Vivimos intensamente cada día
3
Agradecidas
4
Segunda semana en Manhiça
5
Primera semana en Mozambique
6
El regreso
7
15 días en Mozambique

Manhiça, última semana

Estamos en la última semana de nuestra misión en Manhiça. ¡Sentimos que el tiempo ha pasado volando y nos quedan tantas cosas por hacer! Los últimos días se han teñido de verdadera solidaridad. Después de conocer y acompañar algunas situaciones de familias durante el CTM, hemos dejado mucha felicidad y alguna pequeña aportación con el reparto de colchones, alimentos y material escolar. Las distintas vivencias nos han enseñado que es posible vivir agradecido y mantener la sonrisa.

Ha sido también una semana rica en gestos de reconocimiento por nuestra labor. Nos sentimos muy agradecidas a todos y por todo.

Estamos juntos.

Voluntarias de SED en Mozambique

Vivimos intensamente cada día

Cada día que pasa sentimos Manhiça un poco más nuestra. Todos nos conocen, respetan y miman.

Esta cuarta semana han sido unos días repletos de nuevas emociones. Hemos continuado realizando nuestra labor en Preescolar y Primaria. ¡Ahora ya se cantan por aquí nuestras canciones! También hemos dedicado esta semana a la visita del orfanato “Niño Jesús”. Allí cantamos, bailamos…, fue una tarde maravillosa. Asimismo, fuimos a conocer la casa de alumna de la escuela, en una “palhota” típica de aquí Todos los días recorre un camino largo y duro para venir a la escuela. Por ello se ha convertido en un gran ejemplo para nosotros.

Además de esta visita, fuimos también a conocer una “mamá” (ancina) luchadora, quien pese a todas sus dificultades nos recibió con una sonrisa en los labios.

Compartimos momentos de mucha vida y aprendizaje. Seguimos viviendo intensamente cada día.

Estamos juntos.

 

Voluntarias de SED en Mozambique 

Agradecidas

Seguimos sintiéndonos felices en Manhiça, disfrutando el compartir con los hermanos, alumnos y comunidad del colegio. Sentimos que llevamos desde hace mucho aquí.

Pasamos mucho tiempo con los niños y niñas de preescolar, donde recibimos mucho cariño. Son docenas de besos y abrazos diarios.

Esta semana hemos iniciado el apoyo escolar en 1° Primaria. Vivimos cada día con mucha vida y alegría. “Agradecidas”, así es como nos sentimos esta semana. Como se dice por aquí, “estamos juntos”.

Voluntarias de SED en Mozambique 

Segunda semana en Manhiça

Esta semana que terminó ha sido muy rica en experiencias. Continuamos maravilladas con tanta mezcla de colores, con tantas sonrisas, tanta vida.

En la escuela ya se ven algunas de nuestras pequeñas aportaciones: hemos organizado las dos aulas de preescolar y decorado las paredes con los trabajos de los cerca de 80 alumnos y alumnas.

También hemos conocido la realidad de las periferias de Manhiça en nuestros paseos diarios.

Leer Más

Primera semana en Mozambique

Manhiça es una ciudad con mucha vida, de pequeños y variados negocios, donde podemos encontrar los productos típicos de la tierra. Se ven por cientos “chapas” (furgonetas reconvertidas en autobuses, en las que siempre cabe un pasajero más), mujeres que transportan productos en la cabeza, niños y niñas que van y vienen de la escuela, camiones que pasan con caña de azúcar… Todo esto es lo que nos cruzamos en nuestro trayecto diario a la escuela.
La escuela es grande y tiene muchos alumnos. A pesar de algunas dificultades, transmiten mucha felicidad. Todos aquellos con los que nos cruzamos son muy agradables con nosotras, facilitando que nos sintamos bien.
Compartimos comunidad con cuatro hermanos y dos aspirantes a maristas. Estamos viviendo como una familia. “Continuamos juntos”.
Voluntarias SED en Mozambique

El regreso

Es una pena que estas líneas ya no hayan sido escritas con vistas a la maravillosa laguna de Bilene. Esta vez el horizonte ilimitado ha sido sustituido por un cuadrado de 1x1m que da a la odiosa carretera de Benfica.

La verdad es que tengo historias que me permitirían escribir 1.000 crónicas de Mozambique, pero hoy necesito hablar de algo: el regreso.

Mi experiencia comenzó el 28 de junio y os aseguro que no acabó el 7 de agosto. Después de algunos días digiriendo la llegada y desenredando emociones, todavía siento una necesidad enorme de contar cosas de Mozambique, porque no pasa un día en Portugal que no me haga pensar cuánto quiero volver. Describir esta experiencia desde allí, a flor de piel, fue bueno, pero no basta. Nadie habla del después…, ¡es tan difícil! Todavía pasan en bucle por mi cabeza las imágenes, las rutinas, los paseos…; y me asusta pensar que esas vivencias se puedan desvanecer con el tiempo.

Leer Más

15 días en Mozambique

Después de dos semanas en Mozambique, tengo la certeza de que aún no controlo todo lo que pasa. Cada día trae una sorpresa, una novedad. Así ha sido en estos 15 días, repletos de cosas buenas.

Comenzamos dando clases en la Escuela Marista de Bilene: Portugués y Matemáticas, para no aventurarnos con otras materias; estas, por lo menos, sabemos que las dominamos. 70 alumnos por aula, tres alumnos en cada pupitre, un encerado de pizarra gastada, grandes deseos de aprender, un placer enorme en enseñar.

Las tardes traen siempre algo nuevo: un paseo, un baño en la laguna, una persona a la que aún no habíamos conocido, una visita a la casa de algún alumno de la escuela… “Monotonía” es una palabra que no existe por tierras mozambicanas.

Cuando llegamos a Bilene y vimos este lugar asentado a la orilla del Índico, las palabras desaparecieron y los ojos se abrieron de par en par. La arena blanca, el agua transparente y el marisco que, casi cada día, acaba en nuestro plato. Llegamos a pensar que esto no es un lugar real de la Tierra sino un salvapantallas de ordenador o una foto trucada del catálogo de una agencia de viajes. Verdaderamente, no encuentro ninguna razón para que nadie abandone un sitio así. Bueno, tal vez sí; esa palabra tan portuguesa que nos golpea el corazón: “saudade”.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es