CTM Korhogó

1
ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final
2
CTM Korhogó 2017

ONGD Marista SED, Khorogó, Koni y Amaron hasta el final

La ONGD Marista SED, ha cumplido sus bodas de plata (Ministerio del Interior, el 17 de diciembre de 1992), coincidiendo con el bicentenario de la Institución Marista. A pesar de ser una ONG muy joven, está presente en más de 30 países de África, América Latina, Asia y Europa con un total de 380 obras sociales y cerca de 4.000 personas entre socios, colaboradores y voluntarios de nuestro país. La organización SED lleva a cabo, en todo el mundo, proyectos de características diversas, en contextos distintos y siendo fiel al significado de sus siglas: Solidaridad, Educación y Desarrollo.

En Khorogó, la tercera ciudad más grande de Costa de Marfil, la organización está trabajando desde hace muchos años. Allí, hace 25 años, la ONG colaboró en la construcción del colegio Marcellin Champagnat en el barrio Petit Paris, un centro educativo que cubre a 400 alumnos de primer ciclo de secundaria. En el año 2016, SED puso en marcha el proyecto de construcción de diez nuevas aulas y a partir del próximo mes de septiembre el centro ofrecerá el segundo ciclo de la etapa secundaria. De este modo, el centro educativo permitirá que sus alumnos puedan continuar sus estudios de secundaria sin tener que desplazarse y abriendo las puertas a 100 alumnos de nueva escolarización.

En Khorogó se realiza, durante el mes de julio, un campo de trabajo con jóvenes de distintas edades. Este campo de trabajo ha estado pilotado durante mucho tiempo por el Hermano Fede (Cullera) y también por el Hermano Fulgencio (Alicante) siendo ahora el Hermano Marista José Luís Elías (Algemesí) quién, después de haber vivido allí tantos años, ha tomado el relevo en la coordinación. En esta experiencia, colaboran actualmente nueve voluntarios, siendo cuatro los que participan por vez primera. Además, una enfermera y un estudiante, en último curso de medicina,cooperan conunas religiosas (Hermanas de la Anunciación, fundadas en Colombia) en Koni, un poblado situado a tan sólo 15 kilómetros de Khorogo. Este campo de trabajo empezó el 28 de junio y finalizará el próximo 22 de julio de 2017.

Leer Más

CTM Korhogó 2017

Tormenta tropical, carreteras sin asfaltar, mujeres trabajando, niños jugando y sonrisas, muchas sonrisas fue lo que nos encontramos al llegar a África. Tras dos días de viaje y con muchas ganas acumuladas, empezamos nuestra misión. Primero realizamos talleres de formación a los monitores, la mayoría jóvenes alumnos del Champagnat.

El lunes, comenzó la colonia; empezaron a llegar niños de entre 6 y 14 años y si nosotros teníamos ganas, ellos tenían aún más! Abrazos, cariño y muchas más sonrisas vinieron con ellos. Todas las mañanas empezábamos con bailes y una animación todos juntos: niños, monitores, voluntarios… y tras la oración empezaban las actividades. Talleres de danza, deporte, manualidades, cine y periódico a los que los niños, divididos por grupos, acudían de manera rotativa. Al finalizar la mañana, entonando sus cánticos y gritos de guerra, se dirigían por grupos a la cantina, donde no existía un “no me gusta” o un “no quiero más”; además el día de suerte tocaba el delicioso attieké, un plato típico del que se sienten —y con razón— muy orgullosos.

Las tardes las destinamos a los monitores, impartiendo para ellos cursos de informática y primeros auxilios, en los que nos demostraron una vez más todo el interés que tienen por mejorar. A su vez, trabajamos en el mantenimiento de las aulas del cole, limpiando, lijando y pintando mesas.
La colonia acabó con una gran gymkhana, alguna que otra lagrimilla y mucho mucho cariño.
A su vez, dos de nuestros compañeros estuvieron en el centro sanitario de Koni donde convivieron con las Hermanitas de la Anunciación, quienes desarrollan en este lugar su labor de servicio . Fue una experiencia en la que, además de vivir desde dentro la sanidad africana, conocieron un poco mejor la cultura, las riquezas y algunas de las necesidades del poblado.

Por último, realizamos una “minicolonia” en el poblado de Klokakaha. Allí nos encontramos con una realidad más humilde aún, con niños cargados de alegria, cariño y ganas de jugar, aunque la timidez apareciera en los primeros momentos. Nuestra ilusión, así como la de los monitores locales hicieron posibles juegos, manualidades, talleres de formación en salud, bailes, canciones…, que hicieron disfrutar desde los más pequeños a los mayores de otra preciosa experiencia.

Ahora, con el cansancio de estas semanas en el cuerpo, pero repletos de vida compartida, exprimimos nuestros últimos momentos en Korhogó; ratos de despedidas, de recordar anécdotas y de disfrutar, juntos como familia, de cada instante que nos queda.

Voluntari@s SED en Korhogó, Costa de Marfil 

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es