CTM Guatemala

1
“¡Sigan adelante con lo que hacen, porque lo están haciendo muy bien!”
2
¡Vivan las tortillas (de patatas)!
3
Una historia de éxito, de superación y de solidaridad
4
Compartiendo experiencias
5
Del oasis de esperanza a la Guatemala profunda
6
Guatelinda
7
Experiencias únicas
8
Aprendiendo
9
¡Echándole ganas!
10
Primeras impresiones desde Santa Apolonia, Guatemala

“¡Sigan adelante con lo que hacen, porque lo están haciendo muy bien!”

Con estas palabras, terminaba Sebastián Daniel Martín Mateo su agradecimiento a las personas que han estado pagando su beca de SED y que le han permitido que, tras el periodo de prácticas de un mes en una empresa de Guatemala capital, pueda graduarse ya como perito en Electrónica.

Sebastián tiene seis hermanos y, menos el mayor que no quiso estudiar, todos han terminado o están haciendo sus estudios, compaginándolos con el trabajo, en algunos casos, porque con el dinero que gana su padre a penas da para vivir.

Sebastian tiene 21 años porque durante tres años tuvo que dejar sus estudios y ponerse a trabajar recogiendo basura de las calles para que sus hermanos mayores pudieran acabar sus estudios.

Es un buen alumno y durante su formación en BÁSICO (ESO en España) en el instituto fue uno de los alumnos distinguidos del instituto por su rendimiento académico.

Leer Más

¡Vivan las tortillas (de patatas)!

Después de dos semanas hemos alcanzado el ecuador de nuestra estancia en el hogar de Santa Apolonia y, sinceramente, no podríamos estar más a gusto. Aunque todavía nos sorprenda el ritmo de vida que llevan aquí, mucho más calmado que el nuestro, ya nos hemos acostumbrado a la rutina y nos hemos integrado en el día a día de los patojos.

Sin embargo, hay algo a lo que todavía no hemos conseguido adaptarnos y, creednos, no ha sido por falta de intención. Podría decirse que la cantidad de frijoles que consumen aquí es algo desproporcionada si la comparamos con lo que estamos habituados a comer en España. No falta variedad, tenemos verduras, pollo, arroz, tortillas (de maíz), etc. Las tías preparan cada comida con mucho cariño y humildad, sin que nunca nos falte de nada. Normalmente, siempre que se quiera repetir se puede. No obstante, cada plato cuenta con su ración de frijoles, tanto en desayunos como en comidas y cenas, y nuestro estómago lo nota. Así que, dispuestos a romper con la rutina y dar una sorpresa a los niños, decidimos tomar las riendas de la cocina y cocinar tortillas (de patatas) de cena.

Leer Más

Una historia de éxito, de superación y de solidaridad

Héctor Manuel Tiriquiz es un alumno de 6º de Administración de empresas del ITEC que está a punto de graduarse brillantemente gracias a la beca de la ONGD SED.

Hasta aquí, todo es más o menos normal. Pero las cosas cambian si añadimos la circunstancia de que desde los 7 años Héctor padece una enfermedad de la vista llamada glaucoma que ha generado una pérdida de visión de casi el 90%.

Pese a esta dificultad añadida que Héctor no quiere considerar como una dificultad sino como un reto, es uno de los alumnos más distinguidos del ITEC no solo en estudios sino también en valores sociales y de convivencia.

Hace sus estudios en braille y con un ordenador con programas adaptados a su realidad.

Leer Más

Compartiendo experiencias

Durante este año tenemos la suerte de compartir nuestros días de voluntariado con dos muchachos dominicanos, Joel y Francisco, laicos Carmelitas, que llevan a cabo en Dominicana un programa comunitario llamado Ayúdale a vivir Yamasá.

En una tarde de reunión nos contaron su experiencia y nos parece tan enriquecedora que nos gustaría que la conocierais.

Estos jóvenes, preocupados por la realidad de pobreza existente en su comunidad y apoyados por la comunidad de las Hermanas Carmelitas de la Enseñanza Misioneras con las que estamos en Cobán, captan familias con niños y niñas en estado de desnutrición y les proporcionan consulta médica mensual, orientación, medicamentos y alimentación necesaria para su recuperación.

Leer Más

Del oasis de esperanza a la Guatemala profunda

Hoy hemos dedicado la mañana a compartir con la comunidad de Panimaché 5º alto, uno de los cantones más alejados de Chichicastenango. En la escuelita de primaria de esta comunidad la ONGD SED tiene becados a 10 alumnos y alumnas.

No sabéis lo difícil que se me está haciendo escribir estas líneas, porque en apenas 30 km hemos pasado de un “oasis de esperanza y de historias de éxito y superación” que es el ITEC a la impotencia e indignación que te produce el ver la realidad de esta esta escuelita de la “Guatemala profunda” que es Panimaché.

Leer Más

Guatelinda

Llegas a Guatemala, agarras el carro y te echas a la carretera.

Miras a tu alrededor y el paisaje te hipnotiza: preciosas montañas verdes, plantas de café, agua, lagos…

 

Pero si detienes tu mirada, te asombra lo que ves: pobreza y miseria en medio del  paraíso.

Leer Más

Experiencias únicas

Hace más de 10 días que llegué a Guatemala. Estaba muy emocionada con todo lo que iba a vivir durante el voluntariado en Chichicastenango, todo lo que iba a aprender de su gente. Los dos primeros días estuvimos en Ciudad de Guatemala y ya el domingo nos llevaron a cada uno a sus Campos de Trabajo.

La llegada a Chichi fue muy emocionante, estábamos muy expectantes con que nos íbamos a encontrar ya que no habíamos venido nunca a esta zona. Al principio nos costó un poco adaptarnos a los horarios, las comidas, etc. El lunes siguiente nos llevaron al ITECK y la Anunciata. Elvira y yo estamos en la Anunciata las mañanas ayudando a las profes de primero y segundo de primaria; por las tardes nosotras vamos a un internado de niñas a hacer apoyo escolar y actividades de ocio y tiempo libre; y una mañana y una tarde nos vamos al ITECK a dar apoyo a los chavales de cuarto y quinto curso con inglés.

Leer Más

Aprendiendo

Hace ya más de una semana que empezamos con nuestras actividades en Chichicastenango, tanto en el ITECK como en La Anunciata. Nuestra labor consiste fundamentalmente en complementar las clases de ciertas asignaturas, así como dar clases de refuerzo que los propios estudiantes nos piden. Es un trabajo duro y, en ocasiones, algo frustrante, porque nos cuesta adaptar nuestro nivel de exigencia al de aquí y entender que la situación que traemos es radicalmente diferente a la que tienen. Hay varios aspectos que dificultan el aprendizaje, entre ellos encontramos que para muchos estudiantes el castellano no es la lengua materna y tienen una coyuntura familiar complicada o grandes carencias académicas fruto de una educación básica muy deficiente.

Leer Más

¡Echándole ganas!

“Los recursos es lo que más falta.” Cuando este problema está solucionado por personas que quieren ayudar mediante una beca, “teniendo voluntad, yo me comprometo a dar lo mejor de mi para ser algo en la vida. En la mecánica tengo que tener voluntad y echarle ganas, porque me gusta mucho.”

“Quiero agradecer a las personas que me han dado la beca por darme su confianza, porque no todos tienen esa capacidad, y si la tienen, no todos tienen la voluntad de ayudar a los demás.”

Leer Más

Primeras impresiones desde Santa Apolonia, Guatemala

Llegamos el domingo por la mañana al hogar de Santa Apolonia, hogar sostenido por las Hermanas de San Francisco de Asís, Flory y Petro, y un grupo de tías (cuidadoras) que velan por los patojos y patojas que viven aquí y que son el alma y el corazón de esta casa.

Desde el primer momento, nos dieron lo mejor de ellos, sus sonrisas, su bondad, su alegría y su amor desbordante. Son chiquillos que sorprenden por su madurez, son responsables, obedecen sin protestar un ápice lo que se les manda realizar, se hacen cargo de tareas domésticas como “trapear”, “mover los trastos” como dicen “acá”… los unos cuidan de los otros como la gran familia que, en verdad, son, pero, eso sí, si se trata de divertirse, nadie les gana, su energía es incombustible, sus risas contagian y la algarabía llena el patio de juegos. Lejos queda toda esa realidad dura y complicada que les ha traído hasta el hogar.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es