CTM Bolivia

1
Bolivia en el corazón
2
Últimos días de voluntariado en Bolivia
3
Primeros días en Bolivia
4
La verdad es que ya hay poca verdad
5
Chapie, Gracias
6
CTM 2017 de Roboré, Bolivia
7
Un abrazo sincero es hablar desde el corazón
8
“Para educar hay que amar”, San Marcelino Champagnat

Bolivia en el corazón

Hola a todos, mi nombre es Javi y soy uno de los ocho voluntarios españoles que este año hemos estado haciendo voluntariado en las comunidades campesinas de San Pedro, Limones y Los Sotos, muy cerca de Roboré. Este ha sido mi segundo año viniendo a realizar esta experiencia, pero el proyecto en estas comunidades lleva más de 12 años y desde que se comenzó a venir, hemos venido más de 50 españoles.

Es difícil expresar con palabras escritas una experiencia tan fuerte como lo que hemos vivido pero antes, os voy a contar en qué consiste el proyecto que tenemos en dichas comunidades campesinas y el colegio de Roboré. Dicho proyecto consiste en becar a los alumnos de las 3 comunidades para que puedan cursar 3º y 4º de Secundaria y todo el bachiller en el colegio Marista, ya que en las Unidades Educativas de sus respectivas comunidades no existen ítems de dichos cursos. Las becas que se les conceden consta de material escolar, uniforme, transporte diario y comedor.

 

Leer Más

Últimos días de voluntariado en Bolivia

Estamos en la recta final y en ocasiones el cansancio se nota, pero cada día nos recargamos las pilas con la sonrisa de las personas para estar a tope en los talleres, los juegos, los roles y todo lo que hacemos en las comunidades.

Se echa mucho de menos a Rocío y no solo nosotros notamos su ausencia sino que todos los comunarios se preocupan y nos preguntan por la “Doctorita” se nota la huella que ha dejado estas semanas con su escucha y cercanía.

El lunes empieza con normalidad y mucha ilusión, una nueva semana en las comunidades. Rocío y Moreno se quedan en Roboré para pasar la formación a los becados de “Redes sociales y su buen uso” y los demás vamos a nuestras comunidades para por la tarde ir a Los Sotos a pasar allá los talleres. Esta semana en mamás realizamos monederos y disfrutaron mucho de ese ratito realizando sus propios diseños. Mientras, los chicos de primaria y kínder tuvieron un taller de Higiene bucodental, donde le enseñamos con una divertida canción a lavarse las manos para después enseñarles como lavarse los dientes con una forma lúdica y correcta, consiguiendo así un diploma de recuerdo. Al final, entregamos los regalos del día de la amistad y unas mochilas a todas las madres de la comunidad. Esas mochilas se entragarían el resto de días en las demás comunidades.

Leer Más

Primeros días en Bolivia

Ya hace tres semanas que un grupo de aventureros se empredió en un viaje que cambiaría su vida, una experiencia que sería un antes y un después y que les permitiría ser ejemplo de entrega para los demás.

Todo comenzó un 30 de junio, cuando se montaron en un avión y realizaron un vuelo de casi 12 horas. Llegaron a Santa Cruz, donde los esperaría el hermano Gregorio para llevarlos a su primera parada, Barrio Lindo, donde con mucho cariño los recibieron Vidal, José Antonio, Óscar y Reinaldo. Abrazos sinceros, risas, volver a encontrarnos y a compartir vida con los hermanos, una de las mejores maneras de empezar el CTM.

Empezar a sentir Bolivia, ver, oír… cada segundo en Santa Cruz es distinto: el tráfico, las compras en La Ramada, ir a por el chip para los teléfonos, compra de artesanía…. Unos primeros días llenos de actividad pero también de muchos momentos de compartir.

Y dos días después, rumbo a su segunda parada, Roboré. Vidal y Jesús super cariñosos, como siempre. Sentirse en casa después de un año, o incluso viniendo por primera vez es una de las mejores cosas que vives en Bolivia. Charlas con Jesús, excursiones con Vidal al Chorro de San Luis o la ermita de la Buena Madre, preparación de actividades, dos o tres días que hacen que nos sigamos metiendo más y más en la dinámica del campo, en esos días repletos de actividad pero que tanto merecen la pena.

Leer Más

La verdad es que ya hay poca verdad

Librarse del ruido, del estrés, del “que dirán”, del asfalto y el ladrillo; botar la desconfianza, las preocupaciones banales, la pereza… Deshacerse de todo y quedarse con la verdad, con reír, gritar, respirar, vivir y estar. La verdad, es que ya hay poca verdad. Allá de dónde nos hacemos llamar primer mundo, si es verdad que somos los primeros, es en olvidar lo esencial.

Compartimos uno de esos momentos de verdad, desde una experiencia con la comunidad de Ipias (San José de Chiquitos, Bolivia) que conmueve el corazón. Un día de convivencia en el entorno natural de Aguascalientes con las mamás y niños de esta comunidad que deja una huella en nosotros.

Leer Más

Chapie, Gracias

Un mes, ese es el tiempo que ha pasado desde que aterrizamos en Madrid y viajamos hasta Sevilla, tiempo de espera y de reencuentro, tiempo de abrazos y besos, tiempo de Adviento. En un mes ha dado tiempo de mucho, pero se nos hace insuficiente para digerir, ordenar y expresar todo lo que hemos vivido en este último año de nuestras vidas. Se nos hace muy difícil hablar y en este caso escribir sin tener un enorme nudo en la garganta y que se escape una lagrima, pero no queríamos dejar que se acabase este maravilloso 2017 sin dar las GRACIAS por todo lo vivido en nuestro querido San José de Chiquitos.

Casi sin darnos cuenta estábamos en nuestro último mes de experiencia, último mes de clases y actividades y para que no fuese diferente, un último mes bien apretado, talleres, algún viaje, un congreso sobre ODS en San José, evaluaciones de final de curso… todo muy bien cuadrado y programado como venía siendo costumbre. Lo que no estaba programado ni tan siquiera podíamos imaginar, eran las enormes muestras de cariño y gratitud que íbamos a recibir hasta que dejásemos nuestro pueblo el día 23 de noviembre. Jamás en nuestras vidas nos habíamos sentidos tan abrumados con tanto cariño, aún recordamos entrar en nuestro cuarto, mirarnos emocionados y preguntarnos si nos merecíamos tanto cariño, tanto amor. Estábamos recibiendo tantísimo, que una vez más nos sentíamos y hoy seguimos sintiéndonos, realmente descolocados y muy afortunados.

Leer Más

CTM 2017 de Roboré, Bolivia

Es una verdadera suerte poder participar en un Campo de Trabajo y Misión Marista. Este año, el de Roboré ha cumplido su decimoprimer aniversario. Hasta que el voluntario no llega a pie de campo, no es plenamente consciente de todo el trabajo y cuánta gente ha estado implicada durante estos años para que pueda salir adelante.

El CTM trata de un proyecto de becas para niños de 15 a 17 años, para que puedan ir al Colegio Marista Sagrados Corazones de Roboré, situado a una distancia entre 8 y 15 kilómetros desde las tres comunidades en las que viven: San Pedro, Limones y Los Sotos. Estos alumnos cursan por la mañana la Educación Secundaria, y por la tarde un Ciclo de Formación Profesional. La beca que reciben incluye el material escolar, el transporte y el comedor.

 

 

 

 

 

 

Leer Más

Un abrazo sincero es hablar desde el corazón

Desde que llegamos a Bolivia hemos experimentado muchas sensaciones y vivido muchos momentos, pero ¿Qué sería de todas esas sensaciones y momentos sin los abrazos?

Aquí hemos podido parar a darle todo el significado a este gesto. El abrazo nos conecta directamente con la persona a la que abrazamos, y esto nos hace no poder sentirnos uno sino dos. Sentir lo que la otra persona lleva dentro, celebrar su alegría, cargar con su cruz o compartir su desconcierto.

Desde nuestra última carta han pasado muchas cosas y hemos experimentado muchos tipos de abrazos:

Abrazos de bienvenida

¡Qué bonito recibir a los voluntarios del CTM! Qué sensación esa de tenerlos cerca y saber que viviríamos la maravillosa aventura de perdernos, jugar, llorar, celebrar… en nuestras queridas comunidades de Ipias, Ramada, Entre Ríos, Buena Vista y San Juan. Ese abrazo de bienvenida también está cargado de la esperanza de que un mundo mejor es posible, esa conexión hace sentir que ya nada será igual entre nosotros.

Leer Más

“Para educar hay que amar”, San Marcelino Champagnat

Cuando el pasado 20 de enero nos decían “el tiempo pasa volando y ya mismo estáis de vuelta”, no sabemos si pretendían aliviar nuestra sensación de dejar atrás mucho, o autoconvencerse ellos mismos de que quedaba menos para volver a tenernos en casa. Lo cierto es que ahora, que ya hemos pasado el ecuador de la experiencia, sentir lo rápido que avanzan los días nos produce un vértigo que al mismo tiempo nos hace sentir satisfechos por cómo estamos exprimiendo nuestros días, y nos provoca cierto desasosiego por sentir que queremos más, y que aún nos queda mucho por descubrir y vivir acá en nuestra otra casa.

En este tiempo estamos aprendiendo a amar todo lo que nos rodea, incluso lo que no nos gusta tanto, pero como dijo Marcelino “Para educar hay que amar” y esto incluye, no sólo amar a nuestras/os niñas/os, también amar todo lo que rodea a cada uno de ellos. Amar todas y cada una de las valencias que vemos, amar los silencios, incluso las malas respuestas, los miedos y las inseguridades, amarlos porque comprendes, que detrás de un niño que pelea con sus compañeros o una joven que da una mala respuesta hay una persona que busca el consuelo y cariño que le falta en su hogar. Amar, en definitiva, amar su realidad y la que nos transmiten con cada uno de sus actos.

Amamos “nuestro” pueblo. En este tiempo hemos podido compartir momentos importantes para San José de Chiquitos. Momentos que sin duda nos han acercado a su gente, a su vivir y a formar parte de sus costumbres. El carnaval con su fiesta y ruido, la Semana Santa cargada de religiosidad y devoción, la Fiesta del primero de mayo con sus inconfundibles Abuelos que guardan y veneran al Patrón San José, el Corpus Christi… Folklore, júbilo y tradición que nos han ayudado a compartir, descubrir y aprender aún más de esta tierra que ya sentimos como propia.

Leer Más

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: www.startidea.es